lunes, 27 de febrero de 2012

EMOCIONANTE CRÓNICA DE MI PRIMO



Yo soy uno de los tantos afortunados (el local se encontraba abarrotado) que pudo asistir a la presentación de Vareando Nubes, un libro, sin duda, recomendable para todo buscador que no cesa en su empeño porque, sencillamente, cree. 

Una obra, la de José Antonio López Rastoll, que “cae” como agua de mayo en esta época marcada por la claudicación de valores tales como la solidaridad (en el caso de La Carretera), el humor (Cachivaches) o la fina ironía (Jugar al Escondite); una cuidada selección de cuentos, digo, que empujan o, mejor dicho, estimulan al lector a desenterrar de la más íntima parte de su ser algo que parece no existir, dado que es invisible a los ojos: la capacidad para soñar.

Sin embargo, y lamentablemente, es una evidencia que somos coetáneos de un mundo para el que no existe todo aquello que no consigue ver, conocer o tan siquiera nombrar. Un mundo de pequeñas realidades donde no cabe el olor de una flor, la dicha de una mañana de sol ni la voluntad, como es el caso, para cumplir los sueños. Sueños como los que nos ofrece López Rastoll, 
con nítida y elaborada sutileza, en este su segundo libro al que más arriba califiqué equivocadamente de “recomendable”, cuando lo más justo es tildarlo de esencial. Pues tiene un calado básicamente trascendental, una altura suficiente para retarnos a anhelar, a fantasear, a imaginar, a ilusionarnos. A soñar. 

En resumidas cuentas, José, con su certera visión, nos recuerda lo que hace ya bastantes años escribiera el fabuloso Antoine de Saint-Exupéry, y quedase inmortalizado por boca de El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”. Atrévete a comprobarlo.


David Revert López

miércoles, 22 de febrero de 2012

CÁNTICOS APACHE

Es un placer para mí anunciaros que este sábado, 25 de febrero, a las 18:00 horas, presentaré VAREANDO NUBES en Café Garbí de Alicante (c/Tucumán, 6). 
Me arropará Elena Higueras, de Ediciones Atlantis. Mis hijos, Alfonso y Clara, amenizarán la velada con sus cánticos apache. Agradezco a Alicia la estupenda promoción que me hace en La Nieve.

sábado, 18 de febrero de 2012

LEJOS DE LA TRISTEZA























Estar en las nubes, estar en Babia, estar en el Limbo, estar en la parra, estar en las Batuecas, pensar en las musarañas, estar en la luna de Valencia… Todas estas expresiones cotidianas significan lo mismo: ser despistado, soñador, no apercibirse de la realidad. Sin embargo, ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos sueños? ¿Para qué levantarnos por las mañanas? Quizás los sueños sean una pérdida de tiempo, pero qué bella manera de gastarlo, ¿no creen? 

Los personajes que viven las historias que aparecen en Vareando nubes suelen ser personas que tienen que enfrentarse a situaciones inesperadas que el destino les ha puesto delante, como la muerte de un familiar o una prematura soledad.

Cada uno tendrá una reacción distinta ante la adversidad. Hay quienes se toman con humor su nueva situación. Otros optan por la venganza. La mayoría sale adelante eligiendo sus propios caminos por encima de lo que los demás escogen o esperan de ellos.

Estos cuentos de naturaleza heterogénea y singular te enseñarán a luchar contra el infortunio, pero también a soñar lejos de la desesperanza y la tristeza que atenazan nuestra vida*.


*Contraportada del libro, escrita entre el autor y la editorial.

martes, 14 de febrero de 2012

PERRO GUARDIÁN



Quien tiene un amigo tiene un tesoro.

Ya sea un libro, una mascota o un tipo con bigote, todos necesitamos a alguien en quien confiar. Yo he puesto mi confianza en 
Perro guardián (ECU, 2011), la última novela juvenil de Maribel Romero Soler. No me ha defraudado ni como escritor ni como persona.

Pablo, un chaval de trece años, siente como se derrumba su mundo cuando sus padres le comunican que se van a mudar de casa. En especial, le fastidia dejar Madrid por una amiga con la que se lleva muy bien llamada Marta. Su nuevo hogar esconde más de una sorpresa: unos enigmáticos ladridos, unos niñatos sin escrúpulos y el descubrimiento de la verdadera amistad e incluso el amor.

Maribel Romero le tiene el punto cogido a la narrativa para jóvenes, no sólo por la autenticidad de su discurso adolescente: «¿Es que tú no sabes que recién comido se puede uno bañar, señora lista?». También por la sencillez, claridad y concisión con que se expresa. En mi opinión, debería ser lectura obligatoria en colegios e institutos, pues se mete en el bolsillo a chavales sin menospreciar a padres ni a profesores, abordando con valentía temas como la integración social de personas con discapacidad o las pandillas juveniles.

Perro guardián podría haberse alargado unas cuantas páginas más, pero ésta es su principal virtud: conseguir que el lector no se despegue ni desconecte de la fascinante historia que tiene ante sus ojos. Por cierto, la novela depara una sorpresa final. No seáis curiosos y empezad desde el principio.


martes, 7 de febrero de 2012

VAREANDO NUBES

















En septiembre de 2009, mientras vareábamos la almendra, mi suegro sugirió que podría llamar a mi siguiente libro El vareador. Aparte de reír la gracia, adiviné que los escritores existimos para recoger las nubes del suelo. Por supuesto, jugando al despiste y a la ironía.

A día de hoy, ya me siento en condiciones de despejar la incógnita. Mi nuevo libro de relatos se llama VAREANDO NUBES.

La publicación corre a cargo de editorial Atlantis, que en 2009 se atrevía a sacar a la luz El mirador, mi ópera prima. El libro aparece en una colección que se adapta a las últimas tecnologías y a una nueva forma de entender la literatura. Me refiero a Netwriters, el sueño hecho realidad de Emilio Porta y Enrique Gracia, el Trasatlántico.

No es la única sorpresa. La escritora y amiga Maribel Romero Soler firma un prólogo que me pone por las nubes, aunque creo que exagera. Entre sonrojo y sonrojo leemos de Vareando nubes descripciones como ésta: «Con un excelente dominio del lenguaje, el autor nos sumerge en la vorágine de los veintisiete cuentos que componen este libro, abordando temas sociales, dejándose llevar por el universo infantil, por los deseos más infames o los sueños más inalcanzables».

Soy consciente de que en nuestro país los cuentos se venden poco, apenas se leen y su prestigio está por los suelos. Sin embargo, he comprobado que tienen un público extrañamente fiel. Las tramas rápidas y el estilo ágil no proporcionan gloria literaria inmediata, pero sí un hueco en el corazón de la gente.





Entradas populares

Páginas vistas en total