viernes, 31 de agosto de 2012

ABAJO EL TELÓN


















Hoy no tengo ganas de hacer el amor, dijo buscando algo de ternura bajo las sábanas. Abrázame. Ella no puso el grito en el cielo. Fue hacia la ventana y corrió las cortinas.

En septiembre me tomo un respiro bloguero. Muchas gracias por vuestra atención. Que os vaya bien bonito.

lunes, 20 de agosto de 2012

EL CRUEL ADIÓS




Perdonen si me pongo un poco serio, pero es una realidad incuestionable que nadie va a quedarse aquí para contarlo.
            
En esta línea se mueven los relatos que conforman La segunda vida de Christopher Marlowe, del alicantino José Payá Beltrán, publicado por el Instituto de Cultura Juan Gil-Albert. Todos, de una forma u otra, se ven salpicados por la muerte cuando no constituye su eje principal. En este escenario se deshojan temas como el desamor, la usurpación de la identidad, el instinto de supervivencia o el sentimiento de culpa. Así se demuestra que muertes hay muchas y no necesariamente suponen algo negativo.
            
Pese a lo negro de la temática, Payá logra dotar a sus cuentos de la luminosidad necesaria para que se entiendan y al mismo tiempo sean literarios. Es el caso de «Las gafas de sol», que narra en el marco de una discusión de pareja la angustia espiritual de un hombre ante la posibilidad de una pérdida.
            
Decía Hemingway que todo cuento encierra otro cuento debajo. Es como si la historia invisible fuera tanto o más importante que la visible. Payá nos presenta en «La noche sinuosa» a un chico acorralado por un toque de queda, pero no explica quiénes son los febriles conductores que lo acechan ni sus motivos, aumentando la zozobra en el lector. Del mismo modo, en «El hombre visible» no desvela el crimen que cometió el protagonista para merecer la muerte.
            
Leyendo el relato que da título al presente volumen me he acordado del día que conocí a Pepe Payá. Fue en la Feria del Libro de Alicante. Me acerqué y le pedí un autógrafo. Hizo la clásica pregunta: ¿cómo te has enterado? Leí un artículo en el Información, dije. Entonces, sin venir a cuento, me propuso un intercambio de papeles. Él sería el genio en la sombra y yo el crítico literario. Aseguró que nos haríamos de oro.
            
En el último instante me surgieron dudas y rechacé la oferta. No me apetecía despertar una mañana con un cañón apoyado en la sien «antes de que esparcieran mis sueños por el suelo». Por cierto, no podía faltar una historia de fantasmas en un libro que cuando acaba sigue rondándote la cabeza. Lectura para paladear al borde del precipicio.

miércoles, 15 de agosto de 2012

ERÓTICA DANZA
















Escribir historias de 140 caracteres no es tarea fácil. Si además deben ser eróticas y con una pizca de humor, la dificultad crece (no piensen mal). Este es el reto que lanzaba el concurso de esta página, ya finalizado. Me acompaña en esta aventura la escritora ESTER PLANELLES. A ver si adivináis qué micros ha escrito cada uno.

Por tontear con la castidad, ella tuvo que buscar un cerrajero 24 horas. Como estaban de safari, el tipo se quedó el cinturón en prenda.

Comenzó a excitarse ante la visión de sus bíceps, de sus tríceps, de sus cuádriceps. La deformidad del espejo la dejó fría.


Después de una hora de sensual recorrido por llanuras, cerros y abismos, echó el freno y le rogó que le diera una biodramina.


Intenté resolver divisiones para no acabar aún, pero al acordarme de la hipoteca perdí toda liquidez.


miércoles, 1 de agosto de 2012

AVALANCHA


















Una avalancha de clientes inundó el establecimiento que días, semanas, meses antes había permanecido solitario como iglesia en agosto. El dueño se frotó las manos al tiempo que su mujer recelaba:
—No creo que estas rebajas del 100% levanten nuestro negocio. Más bien nos hundirán definitivamente en la miseria.
—Tú confía en mí, querida, que nadie ha aguantado tanto tiempo sin gastar.



Entradas populares

Páginas vistas en total