miércoles, 28 de agosto de 2019

EL DÍA INFINITO


En el hotel Abando de Bilbao —donde un mes antes Mari Carmen Azkona recibía el Gargantúa—, recogí el pasado 19 de agosto el premio Plaza Nueva Idazleak por el relato «El día infinito». Debido a que tiene cierta extensión, podéis leerlo con más comodidad en la antología Inventa Bilbao (Rubric, 2019).
            
En su lugar, hablaré brevemente de su génesis. El único requisito del concurso era que el cuento se desarrollara en Bilbao. Decidí que la acción transcurriera en el desaparecido Parque de Atracciones de Artxanda, para lo cual me empapé de toda la información disponible en internet. Nunca me había documentado para escribir una historia y me ha parecido una experiencia fascinante.

El cine y la música dejan su huella indeleble en «El día infinito». Hay un homenaje no explícito a una antigua película de terror llamada El Carnaval de las almas (Herk Harvey, 1962). Explícito es el homenaje a la música de la Movida, a esa libertad creativa que se echa de menos en estos tiempos tan políticamente correctos.

Como siempre, mi mujer fue mi lectora cero y la única persona con quien compartí el relato. Poco inclinada a las alabanzas innecesarias o a hacer leña del árbol caído, creo recordar que lo despachó en dos palabras: «Está correcto».

martes, 13 de agosto de 2019

ASPIRANTE AL SETENIL



Conocido como el «Óscar del cuento», el Premio Setenil —convocado por el ayuntamiento de Molina del Segura (Murcia)— se concede al mejor libro de relatos publicado en España. La editorial Tres Columnas ha presentado Trece rosas negras al codiciado galardón. El año pasado ganó Mundo extraño de José Ovejero (Páginas de Espuma).

Entradas populares

Páginas vistas en total