martes, 11 de octubre de 2011

COLUMPIO ASESINO

















Recuerdo que Alfonso y yo navegábamos por la red cuando tropezamos con un concierto en Alicante de un grupo llamado El Columpio Asesino. «¡Vaya con el nombrecito!», pensamos en voz alta. Luego pinchamos en «Toro», el videoclip que ilustraba la noticia. De éste nos llamaron la atención dos cosas: el desenfado de las letras y lo pegadizo de la música. De hecho, nos dimos un atracón a reír con el fragmento «yo te pintaré un bigote / necesito un buen azote».
            
«Toro» es uno de los nueve cortes de Diamantes (Mushroom Pillow, 2011), el cuarto disco de los pamploneses El Columpio Asesino. Componen una música inclasificable que va desde el rock al punk, con un estilo muy personal donde mezclan la electrónica y los sintetizadores. No es de extrañar que la estética de «Toro» sea muy oscura y ochentera, inspirada en grupos como Depeche Mode, los padres del rock electrónico. Sus letras hablan de incomunicación y de alejarse de estereotipos.

Ahora no me puedo despegar de escucharlos. Eso por reírme. Alimentarán el gótico que lleváis dentro, con un toque de simpatía. Lo mejor de la escena musical independiente.


12 comentarios:

  1. Ochentera total, Jose. ¿Y han dado un concierto en Alicante?
    Me han recordado a Alaska.
    Oye, molan las búsquedas por la red que haces con tu hijo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta Jose Antonio, es muy pegadiza y menos desenfada de lo que pensé al leer lo del bigote. Me gusta la mezcla de imagen y sonido del vídeo...Tiene una estética muy llamativa.

    Continua con tus búsquedas, amplias nuestro horizonte. No nos dejes caer en la tentación...de los estereotipos.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La culpa, Maribel, la tiene el portal alacalle.com, que me mantiene al día de todo lo cultural que ocurre en Alicante: cine, música, pintura y, por supuesto, literatura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Mari Carmen, los temas de fondo de la canción son la libertad y las rayas de coca que se meten los protagonistas para aguantar toda la noche: "Siempre te gustaron largas...". Yo, sinceramente, prefiero otras formas de divertirme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Jose, tras varias escuchas digamos que el estribillo-mucho más pop-me acaba llegando. La parte con más gritos, aún gustándome menos, me parece interesante en el sentido de que las voces son utilizadas como un instrumento a añadir a esas guitarras impactantes, al bajo rompedor y a la batería estridente. La letra es provocadora. Una noche de las que mi cuerpo no aguanta. Noche demasiado densa, mucho peligro, velocidad, adicciones... En mi cronología-y en mi vida-, en vez de estimulante es inquietante ja,ja,ja. Oye lo de estar con Pablo, no sé, no sé. Esta es una canción clasificada S,ja,ja,ja.

    Me ha resultado interesante saber de la existencia de este grupo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pues es un lujo que le hayas dedicado tiempo a algo que a mí me ha gustado. Ya te digo, Alicia, la única droga que consumo habitualmente es la alegría y el entusiasmo.
    Bueno, y algún cubata de ron añejo.

    Un abrazo.

    PD. No he entendido a qué te refieres con lo de Pablo, ¿me lo puedes aclarar?

    ResponderEliminar
  7. Alfonso, quise decir Alfonso.
    Hay varios Pablos en mi vida. Te juro que no sé en quién pensaba en ese momento para que se me deslizase el nombre.
    Un abrazo sin equivocación.

    ResponderEliminar
  8. Ahora me cuadra, Alicia. Pues quizá es un pelín fuerte la canción para un niño, pero nos lo pasamos tan en grande...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es un ritmo pegajoso, la letra es "sugerente" y las imágenes actuales. Buena combinación, José Antonio, me ha gustado este descubrimiento.

    Abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  10. No creas, Blanca, si te fijas bien en la foto el grupo ya pinta canas, pero deben de tener un espíritu adolescente como el mío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, José.
    Totalmente de acuerdo, en determinados fragmentos evocan a La Décima Víctima, Joy Division o Parálisis Permanente.
    El estilo de él, su forma de soltar esas descojonantes letras me recuerda al gran Albert Plà.
    Y como manda el manual, un estribillo de puta madre, de esos que se te meten en la cabeza y no se van en todo el día. Eso sí, yo me quedo con el giro que dan a eso del 2:14. Está guapísimo.
    Había escuchado algo de ellos, muy poco.
    "Toro", por ejemplo, no.

    Saludos y parabienes, que diría aquél.

    ResponderEliminar
  12. Pues el álbum está muy conseguido, canciones in crescendo con estribillos finales, guitarras sicodélicas y letras descacharrantes, aunque Albert Plà es más bestia. Aún me acuerdo de su disco "Veintegenarios en Alburquerque".

    Un abrazo, primo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total