lunes, 3 de junio de 2013

DOS MÁS DOS


















Swinger es una palabra inglesa que significa «desinhibido». Se refiere al comportamiento que acepta la ampliación del horizonte sexual en pareja.

Como pone de manifiesto la película argentina Dos más dos (Diego Kaplan, 2012), una de las prácticas habituales del swinger es el intercambio. Betina y Richard les proponen un ménage a quatre a unos amigos de toda la vida, Diego y Emilia. Diego, el más conservador de los cuatro, se niega en redondo. Realmente te metes en la piel del personaje interpretado por Adrián Suar; sufres con su dilema. Por un lado, su mujer le pide experiencias nuevas; por otro, está profundamente enamorado. Al final cede, descaradamente obligado por el resto. Me recordó a la novela Soy leyenda de Richard Matheson.

En la segunda parte de la película se produce una curiosa inversión de papeles. La pareja conservadora se relaja mientras un swinger de la pareja abierta comienza a sentir unos celos atroces. El cóctel puede ser explosivo.

Nos encontramos ante una comedia ligera de cascos, donde dominan los diálogos ingeniosos y la sensualidad de las actrices, donde la dicción y las expresiones propias de la lengua argentina no restan.

Personalmente, disfruté mucho de la historia, quizá porque en el fondo todos fantaseamos y quienes digan lo contrario mienten. No conozco la clave para matar el aburrimiento en pareja, pero es mejor no inspirarse en las escenas de cama del cine español.





10 comentarios:

  1. no conocia esta peli, pero me llama la atencion bastante, me la apunto!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasarás un rato divertido y seguro que te inspira alguna historia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Divertido y complicado asunto, muy muy complicado :)
    Habrá que ver la peli, desde luego. Gracias, José Antonio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, muy complicado, porque hay tantas relaciones como personas, siempre y cuando estén todas de acuerdo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A mí me parece muy cómico el argumento, al margen de que comprendo el sentimiento personal del más conservador del grupo, incluso de los que no lo son. Seguro que me gustará la película.
    Buen apunte el del final de tu crónica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película muy sana porque rompe con tabúes, porque te hace reír y porque apuesta por el cuarteto en detrimento del sobrevalorado trío.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Efectivamente, compañero, comparto tu opinión, creo que esas lides todos fantaseamos. Otra cosa sea que todos nos sintamos igualmente libres de manifestarlo. No he visto la película, pero después de esta crónica, creo que no pasará mucho tiempo sin que la vea.
    Todo sea por abrir horizontes.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Zorba el Griego: en la vida hay que echarse la manta a la cabeza. Vivimos demasiado encorsetados, y creo que el ingenio es aplicable a las diversas facetas de la existencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jose, la peli promete momentos divertidos. Respecto al tema de la misma, qué diré yo que me da la impresión de ser la de más cronología de estos lugares. Creo que el verbo compartir es de difícil conjugación ya desde muy pequeñitos. El "es mío" va muy poco después de vocalizar papá y mamá. No me véo en una tesitura así ni echándome la manta a la cabeza para que nos se nos viese a los cuatro ja,ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco compartiría, Alicia, para qué nos vamos a engañar. De hecho lo pasé fatal porque me identifiqué mucho con Diego. Al pobre lo meten en cada follón... nunca mejor dicho.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total