miércoles, 16 de octubre de 2013

AMIGOS



«Siempre he sospechado que la amistad está sobrevalorada. Como los estudios universitarios, la muerte o las pollas largas.»

Este es el potente arranque de la novela Cuatro amigos (Anagrama, 1999) de David Trueba.

Como su título indica, cuatro amigos a las puertas de la treintena deciden terminar el verano a bordo de una furgoneta con un destino incierto. Su intención es quemar los últimos cartuchos de la adolescencia antes de ingresar en la madurez.

Uno de ellos, Raúl, ha entrado en la edad adulta antes de tiempo. Tiene una mujer posesiva y dos gemelos recién nacidos. Su viaje estará vigilado por un teléfono móvil.

Le acompañan Blas, un gordo que supera los cien kilos y que domina el arte de los preliminares con las chicas. Más suerte tiene Claudio, cuyo sueño en la vida es follarse a una novia con vestido y todo. Y no olvidemos a Solo, traumatizado por unos padres que son críticos de profesión (cualquiera no lo estaría).

Solo acaba de recibir una tarjeta de boda de su exnovia Bárbara y, sin ellos saberlo, su viaje de amigos sin mujeres culminará en un banquete orgiástico con declaración de amor incluida.

David Trueba ha sido un descubrimiento como escritor. No lo conocía más allá del cine. Su estilo es ingenioso y ácido, como si escribiera en estado de alucinada lucidez, aunque en ocasiones esto pesa en el ánimo del lector, que lo encuentra algo pedante.

Domina, eso sí, el género de la tragedia envuelta en el papel de caramelo de la comicidad. Si tuvieron amigos como los de esta novela, quizá sientan una punzada de nostalgia, y si no los tuvieron no lloren. La cruel realidad es que tiran más dos tetas que dos carretas.


10 comentarios:

  1. Una reseña tan buena que estoy deseando comprarlo... Además, lo que le he leído vale la pena, desde luego.
    Un arranque muy potente, aunque yo opino que la amistad, por el contrario, no está suficientemente valorada :)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trueba se va a poner contento. Cuánto tenemos que aprender de los perros, tan fieles, sobre la amistad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No he leído nada de David Trueba, pero lo que cuentas me seduce. Estoy casi segura de que esta novela me va a gustar. Tu reseña también contribuye a ello, claro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cachondeo del bueno y personalidades muy dispares diseccionadas perfectamente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ah, pues yo también había oído hablar muy bien de él como escritor. Pero coincido con Soledad, una buena amistad no está lo sufientemente valorada.
    Un abrazo, querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demasiadas barreras mentales, demasiados prejuicios. Hacerse amigo de un poste de la luz es más fácil que de una persona.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias por esta crónica, José Antonio, que me animará a descubrirle como escritor. Y eso que, en principio, por la temática de la novela la hubiera descartado. Pero sabes que me fío de tu criterio ;-) Apunto el título para una próxima lectura.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos colores, ya sabes. Lo que no quita mérito a que "Cuatro amigos" te lance dardos de alegría y melancolía a la vez, y que tenga una prosa casi perfecta, con más de una frase que te hará reflexionar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jose, me parece muy interesante la obra que nos presentas. Difícil discernir la verdadera amistad. Acaso el verdadero amigo es aquel que está a tu lado cuando preferiría estar en otra parte ¿No te parece?

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí das en el clavo: la amistad se diluye en los colegas con los que charlas a diario, con los que tomas un cubata... pero el verdadero amigo acaso se esconde detrás de un escollo insalvable. Prefiero no averiguarlo aún.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total