miércoles, 21 de diciembre de 2016

DESIDERATA


      
     Querido Santa Claus:

     Me llamo Angelita García. Tengo 69 años, soy de Alicante y estoy viuda desde hace una década.
     Verá, yo no creía en usted hasta que empezaron con todo eso del Halloween. Antes, cuando era niña, yo soñaba con los Reyes Magos. Luego me enteré de que detrás del asunto estaban los padres y me pillé un cabreo de muy señor mío. Recuerdo que estuve sin hablarles una semana, como se lo cuento. De joven, mis ilusiones estaban puestas en mi marido. Se llamaba Ventura, pero no tuvo suerte. Se lo llevó una enfermedad tan larga que cuando falleció me alegré, mire lo que le digo. Y después del funeral fui al bingo a gastarme los cuartos en las máquinas tragaperras, pero ni siquiera estas me devolvieron otra cosa que calderilla. Al menos, disfruté de lo escandalizadas que estaban las comadres del barrio, cuyos maridos se quedan sordos por no oírlas. A día de hoy, creo en el presente. Y como la juventud bebe los vientos por lo americano, se me ha ocurrido que podría escribirle a usted.
     No quiero pedirle nada para mí. Tengo una aceptable pensión, una salud repleta de achaques y un nieto que, de uvas a peras, viene a regalarme un maravilloso dolor de cabeza.
     Yo sé que usted no hace milagros, sino más bien lleva la ilusión a los más pequeños. Reconozca que los adultos somos niños que esperan algo en el fondo de unos trajes demasiado grandes, quizá recuperar la inocencia sin perder esa sana picardía.
     Pues bien, no me tome por loca si le pido que mi bibliotecaria vuelva pronto. No sé qué libro elegir si ella no me recomienda alguno, no tengo con quién hablar de lo pedante que resulta tal autor, no duermo pensando en el tipo agrio que han traído de repuesto. Unos dicen que le ha tocado la lotería y tiene barra libre en Cancún. Otros aseguran que, dado el precio de la vivienda, se ha instalado en una cueva en la Serra Grossa.
     Yo sé que tomará en consideración mi desiderata, estimado Santa Claus. Feliz Navidad.

# dedicado a María Luisa

6 comentarios:

  1. No soy Santa Claus, pero de buena gana reemplazaría a la señora bibliotecaria, estimada Angelita :)

    Un abrazo, lobo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que Angelita te cogería cariño pronto. Lo malo es que no te la quites de encima ni con espátula.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pobre mujer, con bien poco se conforma ...Me viene a la cabeza la bibliotecaria de mi ciudad a la que he conocido este año más profundamente en el club de lectura de novela negra, una señora encantadora( lástima que ya se jubila) que sabe muchísimo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las bibliotecarias y bibliotecarios tienen algo de confesores. Mi teoría es que la gente lee libros por el rato de charreta. Yo lo hago.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tal vez esté mal decirlo, pero tenemos a nuestros bibliotecarios y bibliotecarias preferidos, ¿verdad?. Es un cuento estupendo y has acertado al elegir la forma de epístola.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca olvides que están ahí para guiarnos a la hora de elegir libros. Yo siempre escojo el contrario. Por cierto, tu cuento era bestial. Lo mejor ha sido hacer piña.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total