jueves, 8 de diciembre de 2016

EL GORDO




Suelen quedar los viernes a la salida de la fábrica. «¡Qué ganas de que me toque el Gordo!», dice Lidia mientras toma una cerveza acodada en la barra. Belén, apurando el café, se encoge de hombros. Marta pide un nuevo cubata y, mirando con picardía a las dos, replica: «Qué asco, por Dios, a mí que me toque uno delgado».


4 comentarios:

  1. Siempre aflora el sarcasmo tras un día duro. Nos quitarán la libertad, pero jamás nos quitarán la risa en todas sus formas, ¡porque no nos da la real gana!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece increíble que gente adulta crea en monsergas del tipo: "Este año te va a tocar". Antes creo que los burros vuelan.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jajaja! Yo también prefiero que me toque el delgado...pero, José Antonio, a alguien le tiene que tocar el gordo!
    Yo por si acaso, siempre compro la lotería del trabajo y alguna otra...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que te toque el delgado, aparte de la connotación sexual, se refiere al tan manido: "Por lo menos que me toque un pellizco". ¿Sigues prefiriendo el delgado?

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total