jueves, 24 de mayo de 2012

TRAS LAS HUELLAS DEL LOBO



Después de la presentación oficial de VAREANDO NUBES y su paso por la ONCE de Alicante, me parecía lógico probar suerte en una librería. Huyendo de la impersonalidad de las grandes superficies, opté por LIBROS 28, situada en el corazón de San Vicente del Raspeig, cuya dueña, Rosa, es un encanto. 

Me sentí muy a gusto desde el principio. A ello contribuyó el hecho de asistir acompañado de mi primo, David Revert López, que me dedicó una presentación emocionante e ingeniosa. Además, su inspirada lectura de “Jugar al escondite” y “El encanto” hizo que más que una velada literaria fuese una reunión de amigos que echan unas risas y charlan de literatura.

No se perdieron el acto la cuentacuentos Raquel López ni Conchi Agüero, a quien dedico un relato erótico en el libro. Cuando ya abandonábamos la tienda, Rosa le preguntó tímidamente a Conchi si ella era la mujer de la dedicatoria. Nuestras risas nos delataron.



Una semana antes, me desplazaba hasta Cartagena para presentar, en nombre de Atlantis, la novela romántica Entre bahías. Su autora, Lola Gutiérrez, me pareció una mujer tenaz y luchadora, aunque un tanto fría en el trato, como si reservara su amor para otra persona. 

Durante la presentación en el Casino de la ciudad costera, hubo numerosos gestos de cariño del público hacia la escritora, que con un par de cojones dedicó el libro a su hermana, enferma de cáncer. Aunque la realidad te regale demasiados finales tristes, en la narrativa de Lola Gutiérrez el happy end está asegurado.



















Un mes antes, firmaba en el Mercado Central de Alicante mientras el despiadado sol alicantino nos hacía la puñeta. Quizá piensen que es un chiste, pero así anunciaban mi libro por el megáfono: Veraneando nubes

No fue fácil charlar con la siempre activa Maribel Romero Soler, mi prologuista, a quien literalmente acosaban para dedicar ejemplares de sus libros o hacerse fotos con sus fans. Otros compañeros de mesa fueron Ana Pomares, Joaquín Collado o Carmina Seva. Algunos se tomaron un Kit Kat eterno. Otros sudamos la camiseta. Descubrí que Carmina Seva firmaba más ejemplares de sus poemas que cualquier mortal, y no pude evitar ofrecerme como negro para su próximo libro.


8 comentarios:

  1. Todo lo que has escrito tiene pinta de habértelo pasado bien, y yo no pude ir T.T
    Espero que hagas algún día alguna presentación por Cantabria o por el norte, que tengo ganas de asistir a algunas de tus presentaciones y como que en época de exámenes no puedo viajar u.u

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Mira que te lo pasas bien, jeje.
    ¿Veraneando nubes? Anda que.....

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué actividad llevas, Jose! Me ha encantado este recorrido por los diferentes eventos que han contado con tu presencia. No dejes de relatarnos todo lo que haces por ahí (literariamente hablando, claro, el resto no nos interesa, jajaja).
    Te aseguro que en el Mercado Central, si sufrí algún acoso, fue de cariño. Ni tantas firmas ni tantos fans. Es lo que hay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Encantado de verte por aquí, Estíbaliz.
    En cualquier acto al que acudo intento pasarlo bien y que la gente disfrute. No nací para mártir.
    En cuanto a lo de ir a Cantabria, lo veo chungo, pero si algún día caigo por ahí te doy un toque.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser, MaryLin, que como soy lobo solitario cuando estoy con gente lo disfruto el doble.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Soy hombre, Maribel, y eso de hacer dos cosas a la vez lo llevo fatal.
    Y tú no te quites mérito, que tuviste un firma ajetreada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Segun parece, por la lectura de esta crónica tan intensa y extensa, la huella del lobo cada vez es más profunda y más habitual por los círculos literarios. Vamos, creo que ya se andan preparando los madrileños porque han oído que enseguida aparecerá por allí...

    Enhorabuena por el camino que te vas labrando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti, Alicia, que eres el aliciente para mantener la cabeza fría y la pluma caliente.
    Sí que parece que Madrid queda cada vez más cerca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total