martes, 12 de febrero de 2013

ADICCIONES


Mi mujer está enganchada al programa americano Mi extraña adicción (canal Xplora). En él se desgranan testimonios de personas que se comen las cosas más impensables, desde papel de váter, como lo oyen, a detergente o las cenizas de un ser querido.

Entre mis múltiples adicciones, escribir la peor de ellas, hay una que me da especial reparo admitir: estoy enganchado a las ofertas. El otro día fui al cine por cuatro euros. Era lunes y hacía frío, pero me dio igual. Conocí a otros chiflados como yo, bolsas de comida en mano, y eso lejos de consolarme me ofreció la imagen exacta de la realidad en que vivimos.

Me decanté por la comedia romántica El lado bueno de las cosas (David Russell, 2012). Un tipo sale de un sanatorio mental, donde ha sido recluido por arremeter salvajemente contra el amante de su mujer. Lo más increíble, o no tanto, es que se aferra a la posibilidad remota de volver con ella.

Uno puede optar por quedarse en casa, lamentando no tener dinero para comprarse un viaje a Cancún, o bien dejarse arrastrar por esta extraña adicción a las ofertas. La inmoralidad es para pensársela, aunque hay que echarle sangre fría, y los españoles tenemos la sangre hirviendo.



10 comentarios:

  1. no conocía yo ese programa de "Mi extraña adicción". Si es que ya no saben que inventar ni que hacer para no aburrirse, aysss.
    Sigue manteniendo tu adicción a escribir. En cuanto a la de las ofertas, mientras sean ofertas, jeje.
    un besote y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré siendo adicto a escribir, pues sale más barato que un psicoanalista y además desgrava (le quita gravedad a la vida).

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues yo tampoco conocía el programa, pero curioso es, desde luego.

    No es mala adicción la tuya, Jose, siempre y cuando te lleguen unos eurillos para satisfacerla. Si las ofertas, además, son de cine ¿como te vas a resistir?
    Apunto la peli, que en cuestión de cine sabes que siempre ando floja.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ofertas tienen doble filo. A veces me contradigo, opto por la calidad, y paso olímpicamente de ellas. Depende del producto y del parné.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Yo, como soy adicta al anticonsumo, ni las ofertas miro. En cambio, mi adicción a andurrear por vustras "casas" rebuscando entre letras es muy potente y ahí anda.
    Así que debes seguir con la de escribir :))

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no tengo hermanos que me den la vara ni amigos que se inmiscuyan en mi vida, me queda mucho tiempo para desperdiciar escribiendo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jose, en lo que respecta a ofertas, esta vez te he ganado. A pleno chaparrón en la calle-lleva un mes sin parar de llover-y nosotros calentitos en casa con palomitas caseras nos vimos la de El VUELO. Está ahora en cartelera pero con esto del pirateo fácil nuestro hijo Javier para cuando comentamos de ir alcine a verla ya se la había descargado de internet. A este paso van a cerrar los cines, y mira que me encanta la magia de la gran pantalla. No sé si recomendártela. Se trata de un piloto y de sus múltiples adicciones. Denzel Washington, como siepre, estupendo.

    Me apunto tu peli acaso para otra ocasión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de piratear cine está a la orden del día, y más si ni el tiempo ni el precio de las entradas acompañan. Yo me alquilé el otro día Ted. Sobre el síndrome de Peter Pan.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué curioso el programa… y supongo que no saldrán adicciones normales, sino que, para subir audiencias, serán las más rocambolescas que haya. Aunque allá cada uno con sus adicciones mientras no hagan daño a l@s demás.

    Y tú a lo tuyo: ver cine y teatro para compartirlo con nosotr@s, y sobre todo escribir y repartir buen humor.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento ver el lado bueno de las cosas, quizá porque todo el mundo se empeña en ver el lado malo. La realidad puede matar lentamente (debería poner en las cajetillas de tabaco).

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total