jueves, 7 de noviembre de 2013

NOVIO


















—Mira, papi, ese es mi novio —señala desde el parapeto de mis brazos.
—Pero… lleva un pendiente en la oreja —objeto yo—. Los niños no llevan pendientes.
—Algunos sí —zanja ella—. Me lo dijiste tú.

6 comentarios:

  1. Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice, y mucha memoria, porque nosotros lo olvidamos, pero ellos no. Los niños son fantásticos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seres sin escrúpulos y, a la vez, terriblemente escrupulosos. Luces al viento que no se deben apagar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué razón tiene Maribel. Hay que tener mucho cuidado. Los niños tienen un disco duro de cientos de gigas, en el que guardan, archivan… y lo almacenan todo :-)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están en la fase de almacenar datos, y nosotros en la de repetir una y otra vez el mismo día, como en aquella película de Bill Murray. Por eso, todo lo suyo nos sorprende.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Los peques de la casa solo piden coherencia entre las palabras y los hechos. Para ellos la más mínima discordancia hace que los padres desciendan un escalón en su baremo de confianza. Y volverlo a subir, cuesta, pero que cuesta mucho.

    Un abrazo Jose y gracias por aproximarnos a lo que ya nos está quedando algo lejano, la inocencia de la infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un bromista incorregible, de modo que mis hijos ya no se fían demasiado de mí. Juego con su inocencia de modo perverso, aunque en el fondo la admiro.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total