domingo, 9 de marzo de 2014

MAGIA


















—Diga la palabra mágica.
—Por favor.
—Lo siento. Es «Seguridad Social».
Y tardaron tres horas más en hacerle una prueba.

11 comentarios:

  1. Jajaja... Podría adivinar dónde te has inspirado para escribir este micro. Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece mentira lo fácil que resulta hacer reír con una historia tan seria.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me ha hecho gracia el micro, Jose, lo encuentro muy ingenioso, pero no lo que representa. No es de risa, desde luego, que un enfermo no sea atendido como merece. La salud es sagrada, o debería serlo.

      Eliminar
    3. Igual no me expresé bien. No me ofende en absoluto que te haya hecho gracia. Ese era el objetivo del micro. Sólo reflexionaba sobre el misterio humano de convertir la fatalidad en humor como si fuésemos alquimistas.

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. En cuanto a la Seguridad Social, yo creo que hay profesionales tan competentes como en la privada. Pero los periodos de espera se hacen eternos. He visto a gente leyendo El Quijote. O a lo mejor son alucinaciones del desinfectante.

      Eliminar
  2. Supongo que a estas alturas es normal que reboses sarcasmo.
    Un micro muy catártico, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una manera muy poética de plasmar que estamos hasta los huevos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jose, he andado ocho días yendo y viniendo del hospital.. Ufff. ¡Aquí también!

    Confiemos en que, a pesar de los recortes, tengan buena mano con nuestros enfermos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena mano sí tienen, pero más lenta que una bofetada en el espacio. Espero que tu enfermo se recupere pronto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jajaja… Buen micro, José Antonio, y muy inteligente. No obstante, espero que esa palabra mágica nos dure mucho tiempo, porque la otra alternativa, MEDICINA PRIVADA, me da mucho más miedo. Otra cosa es que hay cosas que cambiar y mejorar, pero también en la educación de los usuarios que muchas veces, no digo que sea tu caso, colapsamos innecesariamente las urgencias, con procesos que pueden solventarse con el médico de familia.

    Que la salud te acompañe, compañero :-)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a la medicina privada, he podido solventar esas enfermedades que afectan a los pequeños de la casa sin esperas innecesarias. Pero en la pública mi padre ha recibido todas las pruebas que necesitaba, y han sido muchas, de forma gratuita.
      Me pillas bisexual.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total