miércoles, 15 de mayo de 2019

TRECE ROSAS EN ALICANTE





















El último domingo de marzo era un día de esos que apetece remolonear en la cama. De madrugada, nos habían robado un jirón de sueño debido al cambio de hora. Por la mañana, una lluvia terca y obstinada me pobló de negros presagios. Los aparté a manotazos. Cogí mi paraguas multicolor y salí de casa. Me había comprometido a firmar en la caseta de la librería 80 Mundos con motivo de la Feria del Libro de Alicante. 

El autobús tardaba la friolera de trece minutos y no tuve paciencia de esperar bajo la lluvia. Llegué puntual a mi cita, pero con los bajos del pantalón calados. Carmen Juan y Sara Trigueros, las libreras, no parecieron darse cuenta. El edificio Séneca, con sus techos altos y murales, secaría un poco mi ropa. Miré alrededor: ni un alma salvo los libros, los libreros y quien escribe estas líneas.

Con el paso de la mañana, algunas familias con niños se refugiaron de la inclemencia del tiempo. Carmen, inasequible al desaliento, sacó un montón de ejemplares de Trece rosas negras para colocarlos en primera fila. Alcancé uno y empecé a dar vueltas como Chiquito de la Calzada.
            
De pronto, una mujer buscaba a un tal José Antonio López Rastoll. Dijo que me seguía desde Pelusillas en el ombligo (Lastura, 2015) y que quería un ejemplar firmado del nuevo libro. Estuvimos charlando un rato. Después se dejaron caer amigos como Manuel Cado y Chelo Gisbert. Ambos han sido alumnos en los talleres de Conchi Agüero y escriben de película.
            


También pasó Marina Beckett y nos saludamos. Me pareció una mujer natural y cercana. Luego seguí cazando lectores por la antigua estación de autobuses hasta que llegó la hora de despedirse. Una vez en casa, descubrí con asombro que había llevado todo el día el calzoncillo al revés.

4 comentarios:

  1. Si los hubieras llevado por fuera, habrías completado la imagen del héroe. Valiente, lobo, desafiando a la lluvia en la feria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de héroes tenemos los escritores, si bien algo despistado en mi caso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Para vender libros es necesaria adoptar la paciencia del cazador. Y para caminar bajo la lluvia de Alicante nunca debe faltar un buen paraguas o un flotador, según el día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Con voz de Félix Rodríguez de la Fuente) Se agazapa en la espesura el lobo gris del secarral alicantino. Olfatea su presa a Kilómetros de distancia, pero, en el último momento, se lleva un libro de Cela. Otra vez será.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total