miércoles, 21 de julio de 2010

SALUD PÚBICA

Hablar de sexo sigue siendo tabú en pleno siglo veintiuno. Hablar de amor es una de tantas maneras de intentar comprender un fenómeno incomprensible. Hablar de ambas cosas a la vez es 100 microrrelatos erótico-románticos, una antología en la que tengo el honor de participar.

Casi todos los escritores hemos afrontado alguna vez una historia de temática erótica, pues el deseo es algo consustancial al hombre. No es fácil elegir las palabras adecuadas sin caer en los tópicos, no es sencillo provocar orgasmos en la imaginación sin derivar en orgías.

Las historias compiladas en este libro ofrecen un estímulo medido, una descarga apropiada, una caricia insólita en el panorama literario. Son, me atrevería a decirlo, un servicio de salud púbica.

Existen dos formas de acercarse al fenómeno erótico. La primera es la sugerencia: “Lo que recuerdo de ti es cómo caía el pelo por tu espalda cuando hacíamos cosas que aún me quitan el sueño”. La segunda es el desparpajo: “Desde entonces soy multiorgásmica, soy una adicta al sexo, a su sexo, a sus caricias, a sus dieciocho centímetros que me llenan el alma y el coño”. Entre medias, un amplio catálogo: la versión erótica del cuento de Blancanieves, una Bolsa que sube debido a la inflación, una fantasía sexual que tiene que ver con flores…

Sólo hay una forma de acercarse al amor: por la vía de la sinceridad. En este sentido, el microrrelato “La primera vez en once palabras” consigue emocionar pese a la crudeza de su pincelada. Otros cuentos más idealistas hablan de reconciliaciones en medio de auténticas guerras frías.

A pesar de algunos errores de sintaxis: “Se saciaba hasta verme gritando”, si tuviera que expresar en una frase lo que siento por este libro diría: “Te odio porque si algún día me faltas me pasaré la vida intentando encontrar a alguien como tú”.


35 comentarios:

  1. No es justo que para ilustrar un post sobre el deseo pongas a la despampanante Naomi Campbell con el asexuado Michael Jackson. Y conste que Jacko me chifla como cantante y bailarín (las tomas a contraluz bailando son geniales) pero como para disparar la líbido, francamente no:)

    Me quedo con la sugerencia, por descontado. Del desparpajo a la vulgaridad, hay una línea demasiado fina :P

    Y enhorabuena por la publicación del libro ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No vale, me lo has cambiado!!. jaja

    Me quedo con Jacko!!! :P

    ResponderEliminar
  3. Hola Liuva,

    Después de pasar la noche dividido entre "In the Closet" de Jacko, "Eloise" de Casal y "She woolf daydreaming" the Kid Loco, elijo esta última. Tiene mérito el chiquillo al narrar en imágenes esta explosión de "creatividad".
    Espero que te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fue un placer casi...orgásmico acompañarte en un tramo del camino de esta aventura ja,ja,ja.
    Me alegro un montón por la publicación definitiva del libro. Supongo que saldrá al circuito comercial para hacerme con él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Desde luego hay que tener imaginación (calenturienta?) para ilustrar este tema musical, de letra tan profunda, con las imágenes del castañazo del Challenger :D

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Liuva. Esta mañana, por pensar algo, cuando lo he visto sólo me ha venido a la mente un "Coitus interruptus".
    José Antonio, al final igual hubieses acertado más con la mítica "Eloise" de Tino Casal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alicia,

    El libro, como todo libro de relatos, tiene auténticas castañas (y más éste que tiene 100 cuentos), pero hay algunos textos que no sólo merecen la pena sino también el pene.
    En cuanto al tema elegido, se lo dedico a un amigo gay que me lo enseñó hace muchos años.
    El vídeo no lo conocía hasta que lo descubrí ayer en el youtube.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Liuva,

    Como le comento a Alicia yo sólo conocía la canción (por llamarla de alguna forma) y ayer encontré el video en el youtube por casualidad.
    A mí me parece una genialidad, sobre todo la letra, pero, claro, la frontera entre el genio y el loco es muy fina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Enhorabuena, tío! Tiene que molar eso de verse en una antología, y si es de culos y tetas, pues mejor.
    ¡Un abracico, sinvergüenza!

    ResponderEliminar
  10. Felicitaciones por ese libro de los cien microrrelatos eróticos, José Antonio, mucho éxito, que seguro lo tendrán.

    Muchas gracias por dejar tan buen comentario en el blog,

    Un abrazo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por la publicación. Entre la sugerencia y el desparpajo no sé con cual quedarme, la verdad, ambos me llenan.
    Por cierto, qué miedo me dais los filólogos con la sintaxis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena José Antonio. Espero temerte pronto entre las manos.
    La verdad es que fue una experiencia interesante...y el que prueba repite. Esperemos que el año que viene convoquen de nuevo el concurso. Como mi sugerencia no funcionó, intentaré con el desparpajo.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Tienes razón Mari Carmen: a veces, si la sugerencia no es suficiente y no le llega el mensaje al otro, hay que pasar al desparpajo jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Álvaro,

    No creas, también hay mucho relato romanticón trasnochado. Y mucho lenguaje pseudopoético.
    Yo me quedo con lo mejor: romper el aburrido panorama literario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Blanca,

    Yo no hubiera dejado mi comentario si tu no hubieras colgado un post tan magnífico. Y todo hay que decirlo: tan bien escrito.

    ResponderEliminar
  16. Hola Maribel,

    Supongo que cada cosa, sugerencia o desparpajo, según el momento, ¿no crees?
    Sería ridículo ponerse sugerente mientras pides un bote de aceitunas.
    Por cierto, ¿qué quieres decir con lo de la sintaxis?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Mari Carmen,

    Estoy seguro que con tu poesía y mi desparpajo triunfaríamos en cualquier concurso.
    Por cierto, el otro día me equivoqué de autor. Menos mal que el propio Ernesto Sábato se encargó de sacarme del error.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Liuva,

    Yo creo que con la edad te vuelves más contestón. Aunque me queda una duda: si dices menos sandeces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. José Antonio, es un decir. Por deformación profesional leéis corrigiendo y enseguida encontráis los fallos, ¿no te ocurre?
    Dulces sueños.

    ResponderEliminar
  20. Liuva, el problema que tengo es que el poco desparpajo que puedo tener en distancias largas va desapareciendo según me acerco ja, ja...Aunque con el ofrecimiento de José Antonio...Todo es cuestión de pensarlo.

    José Antonio ¿estuvo interesante la visita de Ernesto Sábato? No todo el mundo puede decir que tiene en su blog gente de postín. Yo os tengo a vosotros y de vez en cuando alguna visita inesperada.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  21. Se entiende que la gente de postín sois vosotros...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Pocas veces, José Antonio, me he atrevido con este tema en mis micros. Cuando lo he hecho, más que el texto en sí me ha preocupado ese difuso límite entre el erotismo y la pornografía.
    Por lo que nos dices, esta antología está llena de erotismo y sugerencia. Habrá que probarlo y disfrutarlo.
    La última cita es impagable. Gracias, Jose.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Maribel,

    No me hables, no me hables... Estoy metido en un proyecto de corrección de textos y me estoy volviendo un crítico insaciable. Por fortuna, el creador aún prevalece.
    He tenido algunos problemillas con el ordenador; por eso, no he podido contestar antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Mari Carmen,

    La visita de Ernesto Sábato fue una experiencia. Pensar que he estudiado a este señor en la Universidad... Ahora estoy leyendo cuentos de Benedetti. No sé qué te parecerá.
    A mí me encanta "La noche de los feos" por su ternura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Aster,

    Dice Isabel Allende en su libro "Afrodita" que erotismo es valerse de la pluma y pornografía, de toda la gallina.
    En cuanto a 100 micros, te aseguro que a mi padre no se lo voy a dejar. Es un libro de nuestra generación. Sin tapujos. Todo un manual de kamasutra psicológico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Yo no deseo temerte pronto entre las manos, je, je...dios mío, qué acto fallido Mari Carmen, ni tampoco tenerte ( soy completamente hetero ) pero vamos, el libro sí...La verdad es que por lo que dices y los comentarios y contras...promete. Ah, sobre esta frase " Sólo hay una forma de acercarse al amor: por la vía de la sinceridad" te diré que Henry Miller, gran icono del erotismo literario estaba totalmente en desacuerdo...
    Un abrazo.

    Port

    ResponderEliminar
  27. Hola Emilio,

    No he leído nada de Henry Miller, pero ahora estoy con Charles Buckowski. Es tan obsceno que no puedes apartar la vista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Sí..Bukowski es el rompimiento absoluto...y en poesía también tiene un tono ácido que lo hace especial. En Malasaña, en Madrid, hay un "bareto" el Bukowski, al que llamamos el Buko, donde se dan recitales en su reducido espacio, con micro, y por el que pasa toda la poesia y narrativa "no oficial" de Madrid.
    Henry Miller es un clásico...y vivió esa época dorada para los escritores de mitad del siglo XX. Amaba el erotismo de alto nivel y la pornografía y vivió junto con Anais Nin y su pandilla una vida donde se mezclaba la práctica y la teoría. Escribió sus famosos "Trópico de Cáncer" y "Trópico de Capricornio" y, a pesar de ser americano, Paris fue su verdadera pasión. Curiosamente fue Premio Nobel. El premio Nobel más rompedor que ha habido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Emilio,

    Prefiero los cuentos de Bukowski. Su poesía me parecen pajas mentales. En cuanto al bar que dices, seguro que es nudista.
    Anoto los libros de Henry Miller, a los cuales ya tenía echado el ojo. Si este hombre fue premio Nobel, la cosa no está tan reñida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. No claro, los premios Nobel no suelen ser tan buenos como los no premios Nobel, je, je. Bueno, hay excepciones.
    Si, muy adecuada para Bukowski tu juicio sobre su poesía, ja, ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Yo prefiero los poemas cortos, tipo los tuyos. Pocas palabras sugeridoras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Enhorabuena, muchacho. Tengo el google reader petado porque hacía mucho tiempo que no le hacía ni caso. Me alegro por esa publicación, y ni qué decir tiene que pienso que tienes toda la razón del mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Gracias, muchacha. ¿Qué tal el recital de poesía? Nos encontramos en la sección parloteo de la biblioteca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Mis queridos muchacho y muchacha: Propongo que un día de estos, la sección parloteo de la biblioteca (me ha encantado) sea trasladada a una cafetería o similar para poder explayarnos a tutiplén.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. Liuva & Seph:

    Aunque ahora ando un poco liadillo de trabajo, sabéis que podéis contar conmigo para La Tertulia. Por cierto, en septiembre estaré de vacaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total