miércoles, 12 de enero de 2011

EL FUEGO FATUO DEL PITILLO

Esther Planelles Arráez, una escritora con mucho talento
y asidua tertuliana de la biblioteca de Liuva, publica este microrrelato en el periódico 20 minutos (10-01-2011).


En todo el orbe no existía soberano más sabio y justo que el gran Rey Fuego; sus edictos eran acatados, y sus deseos, complacidos. Nada ni nadie osaba contradecirle, nadie ni nada detendría jamás el elegante gesto de su real mano.

Una tarde, durante el transcurso de una degustación de café, un ascua ingenua se atrevió a chisporrotear ante los morros del ardiente Rey; ¡semejante ultraje era imperdonable! La condena, irrevocable: ¡extinción bajo las aguas pestilentes! La rea de muerte fue conducida, sin demora, al pantano Pestilente y ejecutada tras la última exhalación crepuscular.
Dos regios días pasaron sin luto ni disgusto, pero la tercera noche del tercer día, el soberbio soberano recibió la desagradable visita del espectro del pantano. El muy bellaco flameaba sobre el Trono de Volutas embistiendo y chamuscando a su noble alteza; en un arrebato de furia, el Rey Fuego alzó su real cetro y atravesó al infame demonio.
De todos es sabido que no se pueden cazar moscas a pedradas, ni apagar fuegos fatuos a garrotazos –por muy reales que sean–; el espectro, pues, descargó su ira sobre los súbditos del Rey lanzándoles una plaga de pestilencia pulmonar. Y como sin vasallos no hay reino, el rey fatuo quedó consumido por la venganza de un fuego fatuo mancillado.

9 comentarios:

  1. El Rey fatuo debía ser de la Liga antitabaco. Que se anden con ojo las ascuas ingenuas que la Ley ya está en marcha.
    Muy original este micro que, por cierto, me recordó a uno mío, que no es de fuego pero sí de reyes. Tiene cierta similitud.
    Un abrazo para ti y una felicitación para Esther.

    ResponderEliminar
  2. Muy oportuno el micro de la compañera Esther.

    La verdad es que con la entrada en vigor de la nueva normativa, han corrido ríos de tinta sobre el tema en editoriales, columnas de opinión, prensa hablada, prensa escrita...
    A nivel literario-aunque sea literatura frívola-ahora empiezan a abundar por distintos espacios de comunicación, incluida internet, los chistes y anecdotas sobre fumadores. Por poner un poco de humor entre los que están que echan humo, os dejo uno:

    El doctor a su paciente:
    - Lo siento, le queda poco tiempo de vida, tendrá usted que dejar el alcohol, el tabaco y el sexo.
    - ¿Y así viviré más, doctor?
    - No, pero se le harán mas largos los días.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues éste no va con el tabaco pero tiene que ver con la crisis.

    -¿Qué te ha dicho el médico?
    -Que me quedan tres meses de vida, pero como no he podido pagarle me ha dado tres meses más.

    No había opinado hasta ahora sobre la Ley antitabaco pero me parece bien, yo tampoco soy fumadora y me gustan los ambientes limpios.

    Maribel.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maribel,

    Completamente de acuerdo contigo: el Rey fatuo es de la liga antitabaco, y sus súbditos acaban padeciendo una pestilencia pulmonar.

    Yo creo que Esther nos invita a reflexionar sobre que debemos evitar a toda costa los fanatismos, no posicionarnos a favor o en contra de la ley antitabaco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alicia,

    Yo también he preparado un micro que colgaré en el mes de febrero.

    A mí me da la impresión de que, como comentabas en La Nieve, nos ocultan algo, lo verdaderamente importante, lo absolutamente trascendente, lo único irrevocable: que Chanquete ha muerto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. José, la historia se repite...los que ostentan el poder se pegan y los pobres súbditos siempre pagan su arrogancia. Me gusta el relato dale la enhorabuena a la autora.

    Oye, ¿lo de Chanquete es verdad? Eso me pasa por ser fumadora, con tanto humo no me entero de nada.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hombre, por fin una fumadora! Yo no lo soy, pero pertenezco a esa especie a la que no le molesta el humo.
    Y no entiendo por qué esa caza y captura a los fumadores. Si no nos mata el humo, nos matará la industria farmacéutica o una indigestión de pipas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien que hayas publicado el micro de Esther.
    A mí me gusta mucho, esa fina ironía y el uso del lenguaje.
    Y creo que puede tener más de una interpretación :))

    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  9. Es lo que tiene cuando uno levanta la vista de sus propios asuntos y descubre lo bien que escribe otra gente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total