martes, 16 de agosto de 2011

CUESTIÓN DE GUSTOS

Claudia era una atractiva doctora de treinta y ocho. Aunque éramos vegetarianos, basábamos nuestra relación en la carne.
Devorándonos una tarde en su apartamento, le pregunté por qué era tan reacia a la práctica del sexo anal.
—Tómate esta pastilla y ven a mi consulta mañana temprano —dijo de forma enigmática.
—¿Qué es? —pregunté receloso.
—Tranquilo, es absolutamente inofensiva.
—¿Estás loca? —la increpé a la mañana siguiente—. Me duele el alma. ¿Por qué me das una lavativa?
Fue taxativa:
—¿A que jode?

2 comentarios:

  1. Jose, creo que está todo dicho...y sin hablar. Para qué comenzar debates que quizás no lleven ningún sitio excepto a acumular reproches y enfados...Jajaja, eres genial, qué ingenio el tuyo.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es un ejemplo un poco bestia, lo sé, pero es que la libertad de uno acaba donde empieza la del otro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total