miércoles, 30 de noviembre de 2011

LEGÍTIMA DEFENSA






















Me amenazó y torturó durante años, dejándome hecha un secuestro de mí misma. No sé cómo encontré el valor suficiente para clavarle aquel cuchillo mientras dormía la mona. Abro el periódico Información y leo que no fue legítima defensa. Es cierto, señor juez: fue puro pánico. El que usted nunca sentirá, a no ser que alguien le infrinja todo el dolor mental que pueda imaginarse. Imagine que oye unos pasos acercarse al lecho donde le castañetean los dientes, que un aliento fétido le produce náuseas, que una mano le viola hasta los más preciosos recuerdos. ¿Sabe qué le digo? Que usted y toda su burocracia se vayan a la mierda. ¿Que no puede replicar, que se siente indefenso? Deje, deje que me desahogue, pues la mordaza que usted lleva era antes la mía. Y con el atenuante de que recuperará pronto su libertad.

*Este texto ha quedado finalista en el I Concurso de Microrrelatos de INFORMACIÓN. Si os ha gustado, podéis votar por él. Suerte a todos/as los participantes.
**Publicado originalmente en el foro literario La Nieve el 26/11/2011 por deseo expreso del autor.

5 comentarios:

  1. Este microrrelato está basado en una noticia real aparecida en el diario Información el 16/10/2011.

    He aquí algunos fragmentos:

    "La Sección Tercera le rebajó la condena al estimar que existía una atenuante de miedo insuperable, ya que la mujer sufrió MALOS TRATOS CONSTANTES de su marido."

    "La mujer había presentado hasta CATORCE DENUNCIAS por malos tratos en los juzgados de Benidorm contra su pareja..."

    "Los magistrados de este tribunal desestimaron el recurso al plantear que NO HA QUEDADO ACREDITADO QUE LA MUJER SE ENCONTRARA EN UNA SITUACIÓN DE PELIGRO que no le llevara a otra salida que la que acuchillar a su marido para poder defenderse."

    "La mujer condenada a seis años de cárcel por matar a su marido mientras se defendía de una agresión HA INGRESADO EN PRISIÓN..."

    Sinceramente, para llegar a esto mejor no casarse. En estos casos es cuando pienso lo importante que es el papel de la educación en nuestra sociedad, una educación que nos enseñe a pensar por nosotros mismos y a no depender de nadie.

    ResponderEliminar
  2. Jose, la realidad siempre supera la ficción, hay tantos casos...¿Qué me dices el caso de una mujer a la que el marido dio 86 navajazos y el juez dictaminó que no había habido ensañamiento? ¿O del juez que aceptó como atenuante que la victima llevaba minifalda en un caso de violación? ¿ O...?

    El papel de la educación es imprescindible, tienes razón, enseñar en la igualdad, en el respeto... Complicada tarea por el peso que tiene la sociedad porque, aunque hemos avanzado mucho, continuamos en una sociedad machista. Gracias a dios se van dando pasos, lentos pero espero que seguros.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No sé, Mari Carmen, si llamarlo machismo, miopía o sencillamente darle la espalda a la evidencia. El caso es que muchas mujeres viven situaciones tremendas y no tienen ni siquiera el consuelo de la justicia.
    Para algunas de ellas la cárcel acaba convirtiéndose en una opción.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato que, injustamente, no ha alcanzado la última fase del concurso por triquiñuelas varias en el sistema de votación.
    Que les den, primo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la palmada en la espalda, primo. Creo que para ser los dos únicos literatos en la familia, no lo hemos hecho nada mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total