lunes, 7 de abril de 2014

EL SEÑOR (4)

















—No lo puedo creer —dice Nuria.
            
—Al menos no has salido corriendo.
            
Supe que algo extraño ocurría cuando vertí el café en el sofá. No sólo disfruté de la desobediencia, sino que también me hice invisible. Al principio, ignoré el extraordinario suceso porque seguía viéndome, pero al entrar al baño quedé petrificada por la ausencia de mi propia imagen.
            
Decidí no perder la calma. Al fin y al cabo, no todos los días puede una decir con toda la razón que no está para nadie.
            
Recuperé la consistencia también por casualidad, al prepararme una nueva taza de café. Me dirigía al sofá manchado cuando el cristal del televisor me ofreció, por una vez, algo interesante. Qué alivio.
            
Luego até cabos. Me acordé del señor susurrando en sueños, de su extraña desaparición. Quizá nos esperara en algún lugar. Un mosquito se posó en mi pierna con desparpajo. No lo maté.
            
Picar a Nuria resultó sencillo. Siempre fue más lanzada que yo. Susurré en su oído, y le mostré que podíamos desaparecer en un segundo realizando cualquier maldad cotidiana. Ya había efectuado otras pruebas, como cortar una corbata de Pedro. Para recuperar la masa corporal, compré una nueva por internet.
            
Cuando nos acordamos de la puñetera sartén en el fuego, ya es demasiado tarde. Cruzamos la avenida. Un olor y un humo escandalosos llenan el apartamento de Nuria. Se preocupa bastante porque su marido odia las sorpresas.
            
Me pide que me marche. En el espejo de la entrada ya no se refleja la mujer que acaba de quemar la cena.          

—Tina, esto es la caña —suelta Nuria a mi lado.

12 comentarios:

  1. Ahora sé lo que sentían nuestros antepasados con las novelas por entregas. Espero que no sea tan larga como una de Dickens o seré yo quien se borre por la impaciencia.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, solo hasta que se me acaben los números romanos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, cómo crece esta historia. La actual entrega es realmente fantástica y enigmática. Lo que está dando de sí el señor. Genial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual no es muy ortodoxo escribir así, a salto de mata, un poco a ver lo que surge. Pero cada día que pasa le cojo más afecto a los personajes y ellos me dictan, no yo a ellos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues eso es lo más interesante del relato (y lo más desesperante porque es imposible adivinar por dónde seguirá).
      La improvisación es un arte muy antiguo, adaptarla a los nuevos tiempos ha sido una gran idea, a fin de cuentas: ¿no somos los nuevos juglares?

      Felices vacaciones.

      Eliminar
    3. Te noto muy animada, compañera, y me gusta verte así. Después de tantas sesiones de risoterapia en el Súquia, lo mejor siempre está por llegar.

      Felices vacaciones.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por la iniciativa, Jose. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Jose, cada vez que haces una nueva entrega de esta saga acostumbro a volver sobre los caminos andados para no perder el hilo del conjunto de la enigmática e inquietante aventura. A saber por qué nuevos derroteros nos llevarás en sucesivas entregas. Quedamos a la espera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez abierta la caja de los truenos, la historia crece a su antojo. Tengo un timón, o me gustaría creer que lo tengo, pero existen tantas posibilidades que nunca sé cuál elegiré hasta el último momento. Y eso me estimula.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Todo un placer encontrar de nuevo, tras días desaparecida, una nueva entrega de El Señor. No sé que les deparará esta historia a los protagonistas, pero está claro que, como nosotros, terminarán sorprendiéndose.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, María José, escribir desde el asombro, como quien abre camino en el territorio inexplorado de la imaginación. Si me pierdo, dame un toque. Tú tienes más experiencia que yo.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total