miércoles, 25 de junio de 2014

EL AMULETO























Para quienes creemos que el lenguaje oral es un medio limitado de comunicación, para quienes no podemos evitar inventar historias de una experiencia aparentemente insulsa, para nosotros la literatura es un amuleto al que agarrarse cuando las cosas van mal, que es casi siempre.

Emilio Porta sabe que quienes escribimos como respiramos tenemos tendencia a perder el aliento, a soñar con fantasmas reales y a vivir con el agua al cuello. Por eso, quizá, se planteó un día reunir unas recomendaciones para suicidas en forma de ensayo. Pero sabiendo que a nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer, las disfrazó de novela.

El amuleto (Atlantis, 2013) narra la historia de Cimbalé, desde su llegada en patera a España hasta convertirse en un reconocido poeta y un prestigioso profesor de literatura. En el terreno sentimental, la huida del compromiso marca su existencia. Vive una relación abierta con Luna, jugadora de póker profesional. Una carta de Atocha Santos, su primer amor, revolucionará su mundo.

No puedo omitir en esta reseña los correos electrónicos que he intercambiado con Emilio, siempre cercano, siempre dispuesto a dialogar. Lo que me fascina de los suyos es que, de alguna manera, anticipan la fusión de géneros presente en El amuleto, una novela que se lee como un libro de poesía, de narrativa y de ensayo, todo a la vez.

En esa línea de mestizaje, hasta la narración misma avanza por medio de los diálogos de los personajes, los cuales, demasiadas veces, acaban convertidos en simples marionetas para reflejar ideas del autor en lugar de las suyas propias.

Tal vez abusa un poco del recurso, pero, sin duda, la novela se enriquece con la opinión del escritor sobre los más variados temas. La literatura le parece «un camino de conocimiento personal». Al profesor no lo ve «como instructor de credos, sino como impulsor de descubrimientos». Sobre Dios afirma: «Yo, a ese ente no lo conozco. Sólo me puedo encomendar y preguntar al misterio.»

Si además de leer El amuleto, uno se anima a ver alguna de las películas que propone Emilio Porta, este se puede convertir en un viaje inolvidable. Contribuiremos a eliminar barreras. No olvidemos que, en versos de Aute, «toda la vida es cine».



Otros libros de Netwriters reseñados en El Mirador han sido Historias de la puta crisis y Patchwork.

6 comentarios:

  1. Poesía, narrativa y ensayo. Buena y difícil combinación, con la que seguramente solo se atreven los escritores de raza, como Emilio Porta.
    Gracias, Jose, por traernos el amuleto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, es complicado combinar todos esos géneros y hacerlo bien. Se tiene que llevar la escritura en la sangre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jose El amuleto me acompañó justo hace un año mientras cuidaba a mi madre en el hospital. Lo leí muy despacito, saboreando cada párrafo, cada frase, a veces cada palabra, tan bien encajada entre el tumulto de las palabras compañeras más discretas. Además de disfrutar de esa prosa que caracteriza a Emilio, doy fe de que todo el libro es un homenaje al Escritor, a la Literatura, a la Poesía, a la Filosofía y a los artífices que las han ido construyendo con el paso del tiempo. Todo ello bien compactado y como soporte a una interesante experiencia vital, la del protagonista de la novela, Cimbalé.

    Por extraer alguna frase, dejo esta que me sirvió de bálsamo en aquellos instantes de lectura:
    “Toda la vida es un instante. Un instante dividido en más instantes que forman una cadena de sucesos que solo existen al permanecer después en la memoria. Solo la memoria confiere realidad al pasado. Y solo en ella se mantiene la amargura o la felicidad de lo vivido”

    Jose, gracias por traer El amuleto y darme la oportunidad de expresar en público lo que en su momento no pude hacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en que es un libro para leer como un colirio, gota a gota, algo inusitado en el panorama literario consumista actual. Celebro que te gustara. Está lleno de frases geniales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bueno... ha pasado un verano en el que, entre otras cosas, mi ordenador pasó a peor vida - o sea, murió - e inauguro mes y etapa con el nuevo. Hora es ya de darte las gracias, Jose Antonio, por esta maravillosa reseña y por considerar tanto mi libro. Sí, cada vez creo menos en la división de los géneros... y por ello he de decir que es intencionado el haber escrito una novela que participa un poco de todos, sobre todo del ensayo. Ya Virginia Woolf dijo que intentaba hacer novela-ensayo, y otros escritores lo han intentado...y conseguido. Al fin y al cabo la Literatura está al servicio del pensamiento ( pensamientos y emociones se superponen ) y es un instrumento de conocimiento. Yo así lo veo y creo que El Amuleto cumple con estas premisas. Por lo demnás... agradecer, y mucho, las palabras de Alicia Uriarte y su entusiasmo por mi obra y también, claro está, las de mi colega Maribel Romero. Pero, sobre todo, las de mi amigo y magnífico escritor Jose Antonio López Rastoll que copiaré y llevaré a mi carpeta de referencias importantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Emilio. Me gusta esa forma que tienes de mezclar literatura y vida, porque los sueños son, como mínimo, tan reales como la realidad.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total