domingo, 22 de febrero de 2015

EL LARGO ADIÓS
























No sé ustedes, pero a mí hay escritores que no me llegan. No es un problema de vocabulario, porque algunos parece que te restriegan por la cara su dominio de la lengua; ni tampoco de que ignoren la técnica narrativa, porque son capaces de manejar varios narradores al mismo tiempo. Incluso me cautivan sus historias. Pero, indefectiblemente, llego a la última línea con un regusto amargo en la boca. No me han transmitido nada. Sus relatos son tan banales que se los podrían haber ahorrado.

Seamos claros. Los buenos libros no solo brindan placer estético, sino que sacuden hasta la más íntima fibra de nuestro ser. Hallamos en sus páginas los temas universales que preocupan al ser humano. La muerte, quizá el más misterioso de todos, ha inspirado a muchos novelistas de ayer y hoy. Sin embargo, que yo recuerde, nunca había sido abordada como talismán generador de vida, ni mucho menos se le había otorgado el peso que le corresponde en nuestra existencia. No hasta que Maribel Romero Soler escribió El peso de las horas (Autores Premiados, 2014).

Elisa Lalira ha salido de la consulta del doctor Font con el peor diagnóstico posible: le quedan tres meses de vida. Con el arrebato propio de una mujer joven, decide romper los informes del médico y no contárselo a nadie, ni siquiera a su marido. A partir de ese momento, intentará realizar todas aquellas cosas que nunca se habría permitido de estar sana. No le resultará nada fácil dar esquinazo a la «niña obediente, niña honesta, niña buena» que siempre ha sido.

Lo digo de antemano. Los admiradores del realismo sucio —tan presente en los cuentos de Charles Bukowski— se sentirán defraudados. Que nadie espere que Elisa se abandone a los placeres más procaces o intente asesinar a Belén Esteban. Maribel Romero propone, más bien, una serie de rebeldías al alcance de cualquiera. Acompañaremos a la protagonista en sus victorias y fracasos, sintiendo el acero frío de la guadaña cada vez más próximo.

Las salidas de tono de Elisa van desde comprarse un perro hasta la infidelidad, pero simpatizo especialmente con la decisión de dejar su empleo en una asesoría laboral —ojo, empleo fijo— para vivir intensamente las pocas semanas que le quedan. El personaje que le sirve de cómplice no podría ser más jugoso desde el punto de vista literario, ya que no existe a ojos de los demás. Se trata de una alucinación. La joven ve a su doble, y lo bautiza con el nombre de Asile porque hace lo que le viene en gana. No es la primera vez que la escritora introduce elementos fantásticos en sus novelas. Recordemos el cementerio de hierba o el río circular de El perfil de los sueños.

El estilo de Maribel Romero, con predominio de las comas sobre los puntos, tiene a veces un aire a Saramago. Sin embargo, posee rasgos que la hacen inconfundible. Estás deseando acabar un capítulo para leer otro, los párrafos poseen la extensión justa, hay signos de diálogo —no sé qué perra les ha entrado a algunos escritores con eliminarlos—, y por encima de todo usa un lenguaje tan asequible como una alpargata.

Para rematar la faena, el libro se desliza por la senda de la ironía con una finura muy alicantina. Este chiste, por ejemplo, no oculta cierta admiración por la simplicidad masculina: «Si después de mi adiós definitivo me aguardaba una reencarnación, quizá no fuera descabellado nacer hombre, tener la oportunidad de experimentar, dentro de un cuerpo dominado por un pene, cada una de las sensaciones que nos ofrece la vida.»

Maribel Romero escribió una vez: «… si has sido capaz de extraer un mensaje de un libro jamás lo olvidas.» Quizá el mensaje de El peso de las horas es que ningún vaticinio de muerte puede superar a las ganas de seguir viviendo. Que se lo digan a Elisa Lalira.

12 comentarios:

  1. Tan original como siempre con tus reseñas, Jose. Gracias, compañero, por leerme y reseñarme. Me siento especialmente honrada por ese "aire a Saramago", menudo lujo.

    Ah, e invitaría a los admiradores del realismo sucio a descubrir esta novela. No encontrarán realismo sucio, pero a lo mejor se llevan una grata sorpresa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reseñar es una forma de agradecer esa compañía que me has proporcionado, ese mensaje que me has susurrado solo a mí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jose, disfruté mucho con la lectura del libro de Maribel. Lo he recomendad, lo he regalado, lo he prestado, lo he hecho volar en forma de bookcrossing, ...Y cada vez que tenga oportunidad intentaré darle el lugar de obra protagonista principal que se merece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene Maribel, que uno no se cansa de recomendarla porque tiene una manera de escribir que engancha a todo el mundo. Yo también prestaré el libro a alguna amiga que nunca sabe qué leer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Por fin hemos podido leer la novela en la que pusimos tantas esperanzas para lograr el Azorín. No ganó el certamen, pero seguro que logrará el premio de la crítica, porque es una buena historia y escrita con la maestría a la que nos tiene acostumbrados Maribel.

    Desdramatizar la muerte y valorar la vida, qué buenas lecciones, y con qué elegancia y desenvoltura… Y hasta aquí puedo contar, que no quiero desvelar nada del libro.

    Felicidades y besos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los premios ya se sabe lo que tienen, que pesa más el peso del personaje que la calidad literaria. Compruebo que la novela también ha ganado un hueco en tu corazón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muchas gracias, Alicia y Mari Carmen, por vuestras palabras. Gracias de nuevo, Jose. Me siento honrada con vuestra amistad. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has convencido, Maribel, a partir de hoy te pongo en nómina.

      Eliminar
  5. El libro tiene una pinta estupenda, y le deseo mucha suerte a Maribel, se la merece.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber despertado en ti la curiosidad por leerlo. Al fin y al cabo, ese es el objetivo de una reseña.

      Saludos.

      Eliminar
  6. No he leído nada de esta autora pero tu reseña me ha dado unas ganas terribles de leer la novela!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que uno oye hablar de un autor nuevo tiene cierto recelo. Se te caerán las bragas por Maribel.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total