lunes, 6 de agosto de 2018

LA PRUEBA IRREFUTABLE






















El día siguiente a su fallecimiento se apareció para decirme que no había nada al otro lado.
     —Pero mamá… es imposible. Más de dos mil años de cristianismo no pueden estar equivocados —objeté incrédulo.
     Antes de que yo añadiera una palabra más, hizo un gesto de asentimiento con la cabeza. Luego se fue alejando mientras sonreía. Su voz quedó en el aire como la última nota de un piano.
     —Siento esta pantomima. ¿Has visto? No eres tan ateo como tú pensabas.


6 comentarios:

  1. Las madres y sus lecciones...
    La realidad es que el miedo es más poderoso que la razón, y que la imaginación, la fantasía, siempre ha sido nuestro mejor escudo contra los miedos.
    Es un microrrelato muy interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece tan respetable la opción del creyente como la del ateo. Mi posición es la de mantener una mente abierta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Estupendo micro texto. Nos hace penar... Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es difícil desembarazarse de un lastre de educación religiosa de siglos. Y esto lo dejas muy bien plasmado.

    Par de abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, en clave de humor trataba de expresar que no existe nadie totalmente ateo.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total