miércoles, 12 de febrero de 2020

GRITOS




Cada vez más gente hace el amor a gritos, salvajemente, sobre la encimera de la cocina. ¿O debería decir que folla? Tú levantas algo más que la vista del libro que acabas de empezar a leer, dividido entre la envidia descarada y la sonrisa bribona. Proyectas llamar al timbre porque esas no son horas: mañana trabajas. Entonces recuerdas, muy a tu pesar, que en ese piso no vive nadie. Tampoco puedes despertarla para contarle lo que crees haber oído. Ella te dejó ayer.

10 comentarios:

  1. Te ha quedado descarnado. Mejor volver la vista a tu libro para seguir deshojando relatos como este hasta que ya no queden palabras, ni aliento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero pintar el mundo como es; ya no estoy en edad de eufemismos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Salvo que sean tan poéticos que calen al lector hasta los huesos.
      Del graffiti al retablo pasando por el lienzo o el palimpsesto. Ja, ja, ja... Sin límites ni hojas pautadas es como mejor se pinta. Espero tu siguiente sorpresa.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Haré todo lo posible por sorprender a la sorpresa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como me gusta, empezar a leer... ¡y que me sorprenda!
    ¡Bravo!
    Impecable, José Antonio.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Todo está contado ya; lo novedoso es la forma en que lo contamos.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total