sábado, 9 de marzo de 2013

MIEDO


















—Te dije que no viéramos esa peli de terror, que iba a darte miedo.
—Papá, eres tú el que has venido a mi cama.
—Ya, hijo, pero tú me has llamado.
—Yo no, mi amigo invisible.


16 comentarios:

  1. Buenísimooooooooooooooooooo! Me encanta, Lobo.
    Deberías participar en el concurso de microrrelatos de Gigantes de Liliput, es más que evidente que dominas el género a la perfección.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dice mi hija, Laura, que soy un gigante. Desgraciadamente, a ella se le ocurren mejores ideas que a mí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. De acuerdo con Laura, por completo.
    Consigues contar mucho con unas pocas frases y además haces "ambiente"

    Un abrazo, José Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, supongo que de eso se trata en un micro: de crear el caldo de cultivo para que se dispare la imaginación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es genial. Directo al rincón oscuro donde se esconde el miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que irse muy lejos: el miedo surge de lo más cotidiano. Gracias, Esther.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué miedo me dan los amigos invisibles. La peli de terror es un chiste al lado de esa llamada a medianoche. Glups.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento un secreto si no se lo dices a nadie: basado en hechos reales.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ya me lo imaginaba, lo cual resulta mucho más terrorífico. Glups y glups.

      Otro abrazo.

      Eliminar
    3. Basado en hechos reales no significa que no haya podido mentir un poco.

      Otro abrazo más.

      Eliminar
  5. Jose, me has transportado a mi niñez, cuando en la matinal solían dar películas de indios y vaqueros. A mi hermano mayor le gustaban pero la imagen que a mí me quedó en la retina, porque aconteció mas de una vez, fue la de mi padre conmigo afuera del cine esperando que saliese mi hermano. De veras, qué angutia. Creo que desde entonces lo que más me gustan son las comedias. Para tragedias, la vida misma se presta, de vez en cuando, a mostrarlas.
    Vamos, que si uno de los objetivos de un escritor es transportar al lector hacia una emoción, con este pequeño gran texto lo has conseguido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te ha emocionado, Alicia, aunque haya sido terroríficamente, misión cumplida.
      No entiendo la angustia de esperar a tu hermano a la salida del cine. ¿Tardaba mucho o qué? ¿No esperaríais la hora y media de película?

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡¡Inquietante!! Por cierto, José, he hablado con Manolo y está dispuesto a hacerse cargo del encargo encargado por el encargador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial que Manolo se quiera involucrar en el proyecto. En cuanto esté la cosa lista le avisamos para charlar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jose, creo que o no me he explicado o no me has entendido.
    Mientras mi madre se quedaba en casa con el bebé de la familia, mi padre acostumbraba a llevarnos al cine a mi hermano mayor y a mí. En las de indios y vaqueros, cuando todos sacaban las armas, o la cosa se ponía fea, yo me agobiaba y mi padre se salía conmigo del cine. A eso me refería cuando dije que esta entrada del miedo merecordó a cuando esperabamos a mi hermano afuera del cine.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio yo, padre desnaturalizado donde los haya, les pongo pelis de terror a mis hijos. Ellos aguantan como jabatos y luego no duermen por las noches. A partir de ahora sólo Mary Poppins.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total