miércoles, 16 de noviembre de 2016

UNA IDEA ORIGINAL



     No había tenido una sola idea original en toda su vida.
     De crío pensó que no le pasaría nada si metía los dedos en el enchufe. De mayor pensó que no le pasaría nada si tocaba las tetas de Ana. De anciano pensó que no le pasaría nada si se quitaba aquellos goteros y se marchaba tan campante de aquel hospital.
     Pero sí pasó. De crío recibió una sonora bofetada de su pobre madre. De mayor recibió una sonora bofetada de su novia. De anciano recibió una sonora bofetada de su hijo. En aquellos momentos decisivos, supo que les importaba, pero, al mismo tiempo, hubiera deseado algo más sutil y menos doloroso.
     No había tenido una sola idea original en toda su vida hasta que tuvo una. Pensó que no quería morirse en aquel manicomio sin haber probado todas aquellas cosas de nuevo.
     Al primer descuido, se tragó todas las pastillas de aspirina de su mesita de noche blanca. Todos pensaron que tenía tendencias suicidas, pero nadie tuvo la idea original de considerarle una especie de iluminado. Alguien que viaja a través del tiempo al corazón de su más tierna infancia sin necesidad de peyote con el objetivo de rendirle un digno homenaje.
     Al segundo descuido, alquiló una puta. La pillaron saliendo de su dormitorio. Nadie de la familia se explica muy bien cómo la pagó porque no tenía monedero ni tarjetas de crédito. A ninguno se le ocurrió pensar que la muchacha no era una pelandrusca, sino una alumna de la facultad que compartía piso con otras dos... chicas, se financiaba sus estudios y, de cuando en cuando, aceptaba ese tipo de trabajitos. Por eso no tuvo reparos en cobrar por sus servicios un diente de oro de su difunta esposa. El viejo pensó que era el mejor homenaje que le podía hacer. Ella tenía el raro don de ser la más beata en la iglesia y la mayor puta en la cama. Solía decir que la mujer devota no tenía por qué ser una castrada.
     Al tercer descuido, secuestró a la enfermera tailandesa que le tomaba la temperatura rectal. Como en las películas pidió un vehículo para huir del edificio con la rehén, pero a diferencia de las películas consiguió, por mediación de su familia, que le dejaran marchar.
     Podría haber ido a cualquier parte, pero no hubiera llegado muy lejos. La enfermera tailandesa le miraba con una mezcla de compasión infinita y sagrado temor por las limitaciones de su improvisada mordaza. Igual que la puta. Pero ambas sabían que no les haría nada.
     Soltó a la chica y se fue directo a casa.
     Después de tanta exhibición, a su familia no le costó comprender que un hombre sano no puede acabar sus días en un hospital. Y menos en un asilo.
     Nunca más tuvo una idea original.
     Durante meses se mantuvo al margen. Pensó que le pasaría algo terrible si cogía a su nieta en brazos. Se equivocó de nuevo. La niña se abalanzó sobre él y le dio un sonoro beso.


Atlantis, 2009

10 comentarios:

  1. Buen cuento, y buena película, y gracias, lobo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, aunque el mayor mérito es de mi mujer: por leerme y criticarme.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Genial desde la primera frase hasta la última...no puedo decir más.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo. A veces pienso que lo escribí bajo los efectos de alguna sustancia alucinógena.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Entretenida historia. Me ha gustado. Esos locos mayores!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Sebas. Encontrarle lo cómico a la vida es el reto diario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una locura digna de una receta,/ tan sabrosa como la imaginación quiera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De recetas está el mundo lleno, / lo difícil es hacer algo nuevo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Y qué decir del final... :)
    Un abrazo, Jose Antonio. Gracias por tus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huérfanos estaríamos si no fuera por las historias que hablan de lo que nos importa. Las de los demás, por supuesto.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total