miércoles, 9 de noviembre de 2016

TRUMP

















En sus primeras palabras ante miles de simpatizantes estuvo a punto de decir «ha sido trampa, una vil y sucia maniobra del partido demócrata para alejarme del poder, voy a denunciar el fraude electoral», pero en el último segundo vio por el rabillo del ojo el abrigo de su esposa, valorado en más de doce mil dólares, y reaccionó diciéndose: «What the fuck, I’ve won!». Entonces se permitió el lujo de ser conciliador en su discurso. Ya tendría tiempo de aplastar a esas cucarachas de inmigrantes y mujeres.

2 comentarios:

  1. Es una broma pesada para el mundo entero, salvo para "los suyos", claro. Creo que me voy a nacionalizar "jupiteriana"; sí, eso haré, para estar bien lejos de éste y otros personajes similares.

    Un abrazo y que el sentido del humor te acompañe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor no se puede radicalizar, ni tampoco comprar. Surge espontáneo como un pedo en una convención de vendedores de lavadoras.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total