martes, 16 de noviembre de 2010

EXITUS


¿Qué edad tienes? ¿Cuántos años crees que vivirás? ¿Crees que te dará tiempo a llevar a cabo todos tus planes?

Ante estas preguntas, lanzadas por boca de un cadáver abandonado en una sala de autopsias, los que llenábamos la sala Arniches de Alicante nos hermanamos. Incluso oí o me pareció oír algún suspiro.

Un científico negocia con el director de un hospital la experimentación con pacientes de un nuevo fármaco que puede derrotar al cáncer. Irónicamente, quien intenta encontrar la solución a esta enfermedad acaba padeciéndola y muriendo de ella.

Un hombre pierde su trabajo y no tiene más remedio que aceptar un empleo en una funeraria. Su veterano compañero le explica que el oficio de maquillar difuntos es una cuestión de sensibilidad.

Un hombre se cita en un restaurante con su hermano, un notario adicto al trabajo, para contarle algo importante. El notario recibe la llamada de un señor que no se decide a hacer testamento y esto desencadena una pelea entre hermanos. Se reprochan lo poco familiares que son, uno refugiado en su despacho y el otro en la soltería.

Tanto el hombre del restaurante como el cadáver de la funeraria son, en realidad, la misma persona: el científico desahuciado por los médicos.

Si tuviera que destacar algo de Titzina Teatre, la compañía formada por Diego Lorca y Pako Merino, sería la excelente coreografía de movimientos, gestos, miradas… que acompaña a los diálogos. Por cierto, también mérito suyo.

Una señora, sin duda despistada, le comentó a su amiga: «Qué pocos personajes tiene esta obra». En el velatorio, cuando el hermano recibe el pésame de la familia y amigos, conté por lo menos veinte.

Un veinte a una pieza valiente, llevada a sus últimas consecuencias por dos genios de la interpretación.

6 comentarios:

  1. Interesante argumento. Además veo que estuviste en tu salsa con el rollo "muerte" que tanto te gusta (en fin, esto último espero que lo interpretes en condiciones).
    Fíjate que de las preguntas iniciales solo sé contestar a la primera, y es en realidad la que menos me interesa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que me he puesto un poco gótico en esta entrada, pero es la parte oscura de mi carácter.

    No creas que la obra no tenía su lado humorístico. Una de las virtudes de Titzina Teatre es no cargar demasiado las tintas. Además, se documentan muy bien para sus representaciones. Si yo te contara lo que aprendí...

    Escribí a los actores diciéndoles que me había encantado la obra y me contestaron. Me dieron el pésame.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jose Antonio. Veo que te ha cundido lo qué pagaste por la entrada.
    Por cierto que has cambiado la foto. Me gusta más el colorido y la escenografía de esta.
    Es interesante todo lo que se puede recrear y reproducir alrededor de la muerte.

    Con respecto a la música que acompaña, Marylin Manson, recuerdo el primer concierto en video que me enseño mi hijo el mayor. Me pareció muy fuerte. Esos ojos, esa ropa, todo en negros y rojos. Al final a todo se hace una y hasta eché de menos un poster que lució años en su cuarto hasta que mi pequeñuelo se descafeinó. Por casa tambien sonaba Manowar y toda la peña a la que me fui acostumbrando. Ya sabes, adaptación al medio o si no puedes con el enemigo alíate a él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Alicia,

    Lo más interesante de la muerte es que nos hace pensar que vida sólo hay una y hay que aprovechar hasta los momentos malos.
    En cuanto a Marylin Manson, me pareció que le pegaba al artículo, aunque he de decir que "Sweet dreams" es una vieja canción de Eurithmics, el antiguo grupo de Annie Lenox.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jose. Llego tarde, pero entre que vine de vacaciones y me marché el fin de semana...sé que sabrás perdonarme.

    Interesante la obra de teatro. Utilizar la muerte para hablar de la vida, muy inteligente argumento.

    “ Lo más interesante de la muerte es que nos hace pensar que vida sólo hay una y hay que aprovechar hasta los momentos malos.”

    Me quedo con la reflexión que le haces a Alicia, tienes toda la razón del mundo. La vida vale mucho y hay que aprovecharla.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes, Mari Carmen, sabía que tarde o temprano aparecerías.
    Lo que me ha enseñado Titzina Teatre es que nuestras vidas tienen un límite. Dejemos de perder el tiempo y vayamos a por lo que siempre quisimos y nunca nos atrevimos.
    Y no lo soltemos.
    Un ser querido, una profesión soñada, una posición del kamasutra...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total