sábado, 18 de febrero de 2012

LEJOS DE LA TRISTEZA























Estar en las nubes, estar en Babia, estar en el Limbo, estar en la parra, estar en las Batuecas, pensar en las musarañas, estar en la luna de Valencia… Todas estas expresiones cotidianas significan lo mismo: ser despistado, soñador, no apercibirse de la realidad. Sin embargo, ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos sueños? ¿Para qué levantarnos por las mañanas? Quizás los sueños sean una pérdida de tiempo, pero qué bella manera de gastarlo, ¿no creen? 

Los personajes que viven las historias que aparecen en Vareando nubes suelen ser personas que tienen que enfrentarse a situaciones inesperadas que el destino les ha puesto delante, como la muerte de un familiar o una prematura soledad.

Cada uno tendrá una reacción distinta ante la adversidad. Hay quienes se toman con humor su nueva situación. Otros optan por la venganza. La mayoría sale adelante eligiendo sus propios caminos por encima de lo que los demás escogen o esperan de ellos.

Estos cuentos de naturaleza heterogénea y singular te enseñarán a luchar contra el infortunio, pero también a soñar lejos de la desesperanza y la tristeza que atenazan nuestra vida*.


*Contraportada del libro, escrita entre el autor y la editorial.

8 comentarios:

  1. Enhorabuena, Jose, me alegra muchísimo conocer la cara de "Vareando nubes". Y me gusta.
    Ayer veía la imagen del libro de Mari Carmen y hoy la de tu libro, ambos de la misma colección, con un diseño realmente atractivo.

    ¿Qué sería de nosotros sin los sueños? Son nuestro motor, los que nos impulsan a mover montañas o a varear nubes.
    Que los excelentes sueños que recoge tu libro sean capaces de hacer soñar a muchos lectores. Es mi deseo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Jose Antonio, puedes imaginarte que a mí, que camino con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes, ME ENCANTA El LIBRO. Y estoy segura de que lo mismo me ocurrirá con las historias que contenga, porque lleva la vida entre sus hojas.

    La vida nos pone a prueba constantemente, ¿verdad? Pero mientras tanto, como dice el título de tu entrada, mantengamos alejada la tristeza, no la llamemos... ya llega sin que se la avise. Estos son momentos para ser felices, para alegrarnos por este nuevo libro.

    Felicidades, me alegro muchísimo por ti. Qué ganas tengo de tenerlo para comenzar a soñar, a imaginar...a varear nubes contigo.


    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jose, qué bien que ya nos enseñas la bella portada de tu nuevo libro así como tú declaración de intenciones-representadas en el texto de la contraportada del libro- al enfrentarte a esta nueva obra. De veras que estoy segura que el leerlo será como conseguir que esas nubes representadas vayan descargándose en forma de lluvia de palabras para empaparnos de tus sueños. Cuando terminemos su lectura, las habremos vareado todas y habremos conseguido despejar las dudas ante la incertidumbre de lo que nos quieres a descubrir con este libro y de lo que encontremos sin tú pretenderlo.

    Enhorabuena por este nuevo paso.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sabes como me alegra este paso más, y aún más porque hayamos decidido que aparezca, dentro de la Editorial, con nuestro sello Netwriters. Siempre has sido uno de los nuestros, pero ahora aún más. Un autor avanzadilla en tu "terreta", la mejor del mundo como decís, lo que no está lejos de la verdad. Querido Jose Antonio, tú y Mari Carmen Azkona salís, esta vez, con vuestros libros, casi a la vez y esto es también motivo de alegría. Doble presentación y representación. El nivel de calidad de los libros que estamos presentando es elevado. Con "Vareando nubes" casi tocaremos el cielo, estoy seguro.
    Recibe un fuerte abrazo, compañero y amigo.

    ResponderEliminar
  5. Maribel, yo vareo nubes, tú vareas nubes... Escribir es varear nubes, y cuanto más escribes mejor vareas nubes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mari Carmen, pues ya somos dos despistados. Qué sería de este mundo sin soñadores que una vez soñaron con mejorarlo. Seguiríamos en la Edad de Piedra.
    Que sigas soñando despierta, y que nosotros podamos leerlo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Deseoso estoy por descubrir, Alicia, esas interpretaciones que cada uno le da a un mismo relato. Es lo divertido y lo enigmático de la literatura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Emilio, con lograr que alguno de los relatos te emocione o te haga sonreír, me doy por satisfecho. Pese a la portada, me tira poco lo celestial y mucho lo humano.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total