miércoles, 7 de marzo de 2012

NUBES EN EL GARBÍ



Realmente tiene que producirse una conjunción astral para que el día que presentas oficialmente un nuevo libro te caiga encima una manifestación de 60.000 personas. No es que me moleste que los profesores se movilicen. Faltaría más. El único inconveniente es que había que usar un helicóptero para llegar a Café Garbí el 25 de febrero. Aún así, se congregaron alrededor de sesenta personas para escuchar lo que tenía que decirles. Hasta la profesora de Clara, mi hija de tres años, estaba allí. 

Decidí que lo más sensato era ir paseando hasta la cafetería. Allí me esperaba Elena Higueras, la presentadora y jefa de prensa de Atlantis. Me hubiera gustado charlar tranquilamente con ella, pero amigos y familiares empezaron a llegar en tromba, y me arrastraron en una nube de besos.

Recordé la fría tarde de domingo que conocí al huracán de simpatía que son Blanca y Luca, dueños de Café Garbí y mecenas de la cultura alicantina. En su local tienen cabida monólogos, cuentacuentos, espectáculos de magia…










Me sacó de mi ensimismamiento Elena, que había empezado a zarandearme por los hombros ante la impaciencia general. Pedimos algo de beber y nos situamos cómodamente en el escenario. 

En su introducción, agradecí a Elena que no confundiera Vareando nubes con una novela. Y esto que digo no es metáfora. En cuanto me tocó hablar, sentí que de mi boca salían pompas de jabón que flotaban por la sala. Me habría encantado perseguirlas para romperlas. Era el efecto del cubata que me aconsejó Maribel Romero. 

Al oír aplausos, supuse que Elena ya habría concluido y que, por tanto, me tocaba a mí. Sin embargo, el acto estaba a punto de finalizar. Era el turno de preguntas. Mi primo David, acodado en la barra, abrió fuego: quería saber cuál era el cuento que menos me gustaba del libro. Le contesté que empezaba a deshechar relatos y lo dejaba en cinco páginas. Así que invirtió la pregunta. Y empecé a irme por los cerros de Úbeda. 







La excusa perfecta para charlar con la gente es la firma de libros. Algunos ya conocían mi estilo, otros empezaban a intuirlo. La mayoría estaban contentos porque no me había alargado demasiado, porque se habían tomado varias cervezas, porque habían conocido a la mujer o al hombre de su vida, porque iban a ser padres… 

En mi honor, las mesas del Garbí se vistieron con cientos de nubes de fresa que mis hijos devoraron hasta la diabetes. Alfonso me felicitó cuando apenas quedaba nadie en el local. Dijo que había conseguido representar muy bien el libro. Y se comió otra nube en mis narices.

12 comentarios:

  1. Una crónica de los hechos casi perfecta, sí señor. Y digo "casi" porque ese primo tuyo que tienes es más tonto que pichote. Mira que hacerte semejante pregunta... La próxima vez le tiras el cubata a la cara, jajajaja...

    Un saludo, primo.

    ResponderEliminar
  2. Una crónica divertida, da pena no haber estado allí.
    Mucha suerte con el libro y muchas nubes!!!

    ResponderEliminar
  3. Jose, una crónica esperada. Muchas gracias.
    Me ha gustado mucho la forma que has tenido de relatar los hechos que fueron aconteciendo aquella tarde. De veras. Además por el número de asistentes puedes decir que fue un éxito.
    El Garbi da la impresión de tener mucha solera escondida en sus paredes. Por cierto que no sé si sabes que la traducción de "garbi" del euskera es "limpio". Ya me dirás si viene de ahí.

    Todo un placer disfrutar de esta reseña. Nos ayuda a estar más cerca del autor y de sus sensaciones ante un acontecimiento importante en su vida literaria y personal.

    No podía faltar Bunbury.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tus preguntas fueron lo mejor de la velada, primo, y esa a la que te refieres fue muy original.
    Yo estaré en primera fila de tu presentación, ya lo verás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que presentaré el libro en algún sitio más, Marylin. Gracias por correr la voz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, habrá que esperar a ver si alguna de las presentaciones cae cerca :D

      Eliminar
    2. Iré informando conforme se produzcan. Con un poco de suerte, tienes una cada mes hasta mayo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un completo éxito, Alicia, no por el número sino por la calidad de la gente allí reunida.
    El Garbí es un local bastante limpio, pero lo más importante es que se interesa por la cultura alicantina y por los cuentos.
    Como bien dices, no podía faltar Bunbury en este particular viaje de los sueños realizados y los que quedan por hacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una crónica muy simpática, me ha encantado.
    Gracias por hacerme caso con el cubata, porque mira, te ha salido el título para el tercer libro de relatos: Persiguiendo pompas de jabón.
    ¿No me digas que no mola?

    Me alegro de que estuvieras tan bien acompañado en tu presentación (os veo estupendos a Conchi Agüero y a ti) y sobre todo de que disfrutaras del evento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Para el siguiente libro buscaré algo más perverso y sangriento. Será algo así como "La venganza de los yayos". Tú ya me entiendes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Estaré al tanto de esas presentaciones!!

    ResponderEliminar
  10. Pues te lo agradezco, MaryLin, porque creo que el Periódico Información solo cubre las exclusivas de Urdangarín y el petardeo económico.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total