miércoles, 20 de octubre de 2021

NACIONALIDADES






















En la terraza de un restaurante caro, la extranjera de la mesa contigua dijo: «Disculpe, no hable tan alto. Me está dejando sorda». Eché mano de la paciencia con que se le explica a un niño algo que debería saber: «Claro, soy español». Y no contento con ello, encendí un petardo porque también soy valenciano. Ella estaba horrorizada, de modo que, como buen alicantino, la invité a un chupito de cantueso que me arrojó a la cara sin miramientos antes de largarse. Entonces mi mujer volvió del baño.

8 comentarios:

  1. Aplausos al cuadrado, por dejar las cosas claras y por la narrativa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es mi forma de reivindicar la nacionalidad sin dejar de reírme un poco de ella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. jajajaja. no creas que no se lo merecen los guiris estos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no lo creas, la historia está basada en hechos reales. La realidad me sorprende cada día más.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jajajaja veo que si que tienes carácter! Enhorabuena.
    Me ha gustado tu blog, te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La literatura nos permite sacar el animal que llevamos dentro y supongo que me he dejado llevar.

      Un saludo y bienvenida.

      Eliminar
  4. Cuántas cosas que pueden pasar en tan poco tiempo, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para bien o para mal, la vida te puede cambiar en un segundo.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total