miércoles, 15 de septiembre de 2021

MI PADRE FUE TERMINATOR

















Mi padre fue Terminator: un organismo cibernético venido del pasado para protegerme. Cuando la depresión puso nidos en su sesera pensé que, en realidad, echaba de menos su tiempo. Le tocó vivir la Posguerra, las tardes de toros, las canciones de Machín y desvivirse en un sinfín de oficios. Ahora comprendo su sorda tristeza irreversible. Ya no funciona como un reloj, sino como un capricho de Goya. Todos los días amanecen crepúsculo y me mira empequeñecido, huérfano, en el desguace. Lo único que queda de aquel gran hombre soy yo.


18 comentarios:

  1. Te comprendo, desde hace unos días, la Diosa de la Luna (mi madre), se me ha hecho pequeñita, y me mira, asustada, de su propio miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando nuestros padres se convierten en nuestros hijos, es momento de devolverles todo su cariño.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. José es precioso
    Allí donde esté le va a llegar

    ResponderEliminar
  3. A ese hombre hay que decirle te quiero, besarle y cuidarle, y darle las gracias. Lo has escrito muy bonito. Abrazucos

    ResponderEliminar
  4. Estos pensamientos ayudan, y mucho, a la hora de convivir con su recuerdo.
    Un abrazo, amigo.
    Jorge Gumpert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La literatura siempre ayuda a canalizar los sentimientos que, en la vida real, no logramos verbalizar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Y ese tú que queda es el mejor homenaje que se le pueda hacer. Abrazo hondo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  6. Fantástica oda a quien te dio la vida, José Antonio. D.E.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como faro en medio de la niebla, uno siempre se queda con lo bueno de las personas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Bonitas palabras, seguro estará orgulloso tu padre allá donde esté, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. El paso del tiempo es inevitable, y lo que ello conlleva: olvido, enfermedad, el final.
    "Lo único que queda de ese gran hombre soy yo". Pues no es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón: es mucho. Ahora camina a mi lado, solo que yo no lo veo.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total