miércoles, 1 de abril de 2020

LA VIDA SIGUE IGUAL


 
En sueños,
pedía a mi novia de la adolescencia
que fuéramos amigos. Ella me despedía
con cajas destempladas.
Insistía: son tiempos
en que cada gesto
cuenta, podría ser
el último. Con piedad
cristiana, contestaba: ni
aunque fueras un zombi
te remataría.
Es la primera vez
que me despierto
con esperanza.

10 comentarios:

  1. No sé si seremos los mismos cuando esto termine, pero sí hay algunas cosas que espero que cambien (y no me refiero a tus letras, que ojalá sigan creciendo como hasta ahora). Un abrazo, querido lobo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero cambios; por ejemplo, una mayor inversión de los gobiernos en sanidad y en investigación científica.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno! Es verdad que uno nunca sabe cuándo va a ser la última vez que haga algo, algo tan sencillo como darle un beso a un amigo.
    Son tiempos extraños...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos comportamos como gatos que tienen siete vidas. Vida solo hay una y hay que sacarle el máximo partido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Estupendo! Mezcla muy bien la ternura con cierto humor. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. El humor es consustancial a mi persona; la ternura se intenta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Despertarse con esperanza, ya es un logro. Me encantan tus letras, José Antonio, aunque ya te digo que si fueras un zombi sí te remataría :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú, últimamente muchas personas me han demostrado que puedo contar con ellas. Algo está cambiando.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total