miércoles, 21 de abril de 2021

LA ROMERÍA























Una romería es «un viaje o peregrinación, especialmente la que se hace por devoción a un santuario». También dice la RAE que se trata de «una fiesta popular que con meriendas, bailes… se celebra en el campo inmediato a alguna ermita o santuario el día de la festividad religiosa del lugar».

Hoy se celebra la romería de Santa Faz en Alicante o, más bien, debería celebrarse si no estuviéramos en pandemia. Un acontecimiento que, desde que tengo uso de memoria, ha tendido más hacia la segunda acepción del diccionario. Un reflejo de la alegría del alicantino, de sus ganas de vivir y de su carácter sociable.

La lluvia que cae incesante al otro lado del cristal no habría frenado al peregrino, sea por devoción o por celebración de la vida. Yo mismo he asistido a incontables romerías —primero con mis padres y luego con mi propia familia— pese a las climatologías más adversas.

Mis padres madrugaban para no perderse los rollitos de anís ni la mistela que repartían en la paraeta situada a mitad de camino. Recuerdo el cúmulo de brazos extendidos y manos abiertas sobre el mostrador, la mezcla de sudores, la algarabía.

Más adelante, mi mujer y yo decidimos hacer la caminata al atardecer siempre que no lloviera. Menos gente y la posibilidad nada despreciable de dormir toda la mañana. Además, llevábamos a los niños en el cochecito. Aún sonreímos al evocar aquella vez que, siendo novios, unos gitanos nos timaron con un juego de números escritos en rollitos de papel.

Últimamente, los puestos del mercadillo aledaño a Santa Faz rozan la quincallería. Supongo que me hago viejo. Mis hijos también han dejado atrás las pueriles atracciones de feria. No sé si volveremos a peregrinar juntos hasta el monasterio, pero, afortunadamente, el viaje de la vida continúa.


4 comentarios:

  1. La sencilla y sana alegría de compartir tradiciones y días de risas y asueto. Maravilla de colores, sonrisas, música, baile y divertimento junto a un poso de religiosidad, medio pagana, que alimenta el alma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay, como bien dices, una religiosidad algo pagana en esta tradición. Como si lo divino y lo humano no se pudieran disociar. Quien viene, repite.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Quizá tus hijos lleven a los suyos, y así la fiesta popular no se perderá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, aunque aún soy muy joven para ser abuelo. Que tarden.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total