miércoles, 10 de mayo de 2017

LA CITA

         
No sabe qué demonios hace allí si nunca ha aguantado los sermones ni las campanas. Nuria González lleva años sin pisar una. Aún recuerda cuando encaró a su padre y le dijo que ya era una mujer para tomar sus propias decisiones. El hombre le contestó que, mientras viviera en su casa, iría todos los domingos a misa. Ahora, mientras deambula entre los soportales, le parece que fue ayer. El sol otoñea. 
     Abre el pesado portón y accede al vestíbulo, donde un pobre le tiende la mano como si se le hubiese quedado inútil para otra cosa. Nuria registra el bolso, pero sólo tiene un billete de cien con el que piensa pagarse una opípara cena en un buen restaurante. Necesita darse ánimos antes de la cita con su ginecólogo.
     Cruza la nave principal mientras opina, soñadora, que el repiqueteo de sus tacones despertará a los aristócratas y obispos enterrados bajo el suelo de mármol. Luego, un poco mareada, toma asiento en un banco y se pregunta por enésima vez a qué ha venido. Debería habérselo contado a su amiga Julia, una mujer que no le teme a nada porque trabaja de especialista en el cine. También podría haberle dicho a su marido que hoy no saliera a faenar, que la rodeara con sus brazos velludos. Ojalá tuviera cuerpo para dejarse empalar por el cubano que la tiene loquita desde hace seis meses.
     El silencio del lugar la reconforta con su nada balsámica. La penumbra exuda una paz misteriosa, casi mística. Un cura mira su móvil en el confesionario, buscando quizá sentido a la vida.
     Consulta su reloj: faltan todavía tres cuartos de hora para que le resuelvan el inconveniente. La clínica está a tiro de piedra de la iglesia. Se levanta y enciende una vela a la Virgen de la Soledad. Entretanto, se acaricia la barriga.



Cuento escrito en el taller literario de la biblioteca Carolinas de Alicante. Ejercicio 2: Mostrar en vez de nombrar

6 comentarios:

  1. Seas o no creyente, una iglesia en soledad puede ser un buen lugar para reflexionar sobre los "inconvenientes de la vida.
    Muy bueno!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil encontrar una iglesia solitaria, y menos en mayo, pero me parece un buen lugar para encontrarse a uno mismo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Íntima y emotiva manera de pintar el dilema de tu protagonista! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica. Cada vez tengo menos respuestas y más disyuntivas. Cada cual que decida su rumbo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. "El sentido de la vida" es una de esas quimeras que mucha gente jamás encuentra porque anida en cada inspiración y espiración.
    Esa frase: "El sol otoñea" es genial. Con tres palabras nos sitúas en el tiempo y el espacio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida carece de sentido, pero es lo único a lo que aferrarnos cuando todo se tambalea. Gracias por tu valiosa aportación al cuento.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total